El ex Héctor Torres argentino ante el Fondo Monetario Internacional ( FMI) opinó este martes sobre las condiciones de excepcionalidad en las cuales fue otorgado el préstamo stand-by a Argentina en el Gobierno de Mauricio Macri y sobre el cual el Gobierno argentino pidió que se abra una investigación por "malversación" de fondos.

"El préstamo que pidió Mauricio Macri fue récord en nivel de desembolsos y estuvo concentrado en el primer año y medio del gobierno", destacó y remarcó que "los pagos también están concentrados y es el gran problema que enfrentamos en el 2022 y 2023". 

Torres remarcó que esa toma de deuda se produjo por la "relación estrecha" de Macri con el entonces presidente de Estados Unidos, Donald Trump, que consiguió "forzarle la mano al Fondo Monetario. La responsabilidad es del directorio del Fondo que aceptó ese tipo de presiones, con la señora Christine Lagarde a la cabeza".

Lagarde fue la que gestionó el préstamo como directora gerente del FMI y mantuvo una relación de elogios públicos mutuos con Macri. 

"Está claro que no se podía repagar en los términos previstos porque ningún país puede dedicar el 20% o el 25% de sus exportaciones solo a pagarle al Fondo. La única posibilidad de imaginar que ese acuerdo podía tener algún éxito era que Macri fuera reelecto y entonces los mercados volvían a prestarle a la Argentina para repagarle al Fondo", inidicó  a radio 10

"La excepcionalidad de los acuerdos grandes pasó a ser la rutina. Es una de las cosas que el Ministro Martín Guzmán se quejó con razón en el G-20", puntualizó .

Querella criminal contra Macri y sus funcionarios

Como parte de esa deuda que tomó el Gobierno de Macri y que en su mayor parte se convirtió en salida de capitales, el presidente Alberto Fernández anunció en la Apertura de sesiones ordinarias del Congreso que se inicien "querellas criminales" contra los responsables de que se tomara esa deuda por 44.000 millones de dólares. Al pedido del presidente, se sumó también el Banco Central, que instruyó también para que se aporte información vinculada con esa deuda.

 "El Gobierno que me precedió recibió el préstamo más grande de la historia. Los 44.000 millones se esfumaron antes que asumiéramos. En 2018 la Argentina fue sumergida en una profunda crisis. No tenemos que permitir nunca más un endeudamiento asfixiante. He pedido que se inicie una querella criminal tendiente a determinar quienes han sido los autores y participes de la mayor administración fraudulenta y malversación de caudales que nuestra memoria recuerda".

Alberto Fernández dijo finalmente que su Gobierno es el que quiere librar a los argentinos "de la deuda que otros tomaron. Sería bueno que reconozcan sus errores".