Enero dio una muestra de la importancia que tendrá el alza en el precio de los commodities durante el 2021, tanto para evitar una devaluación como para lubricar en términos de divisas al rebote de la actividad económica. En el primer mes del año, el 38,4% de los dólares ingresados por el balance de bienes, según el dato devengado, respondieron al efecto precio. El alza de los commodities a nivel internacional permitió dejar atrás el magro ingreso de divisas de los últimos cuatro meses.

Respira el BCRA: en enero se revirtió el dato más preocupante de todo diciembre, que fue el déficit de la balanza de bienes. Hubo superávit nuevamente y fue bastante abultado, totalizó los 1.068 millones de dólares, de la mano del alza en el precio de los commodities y el incremento en la liquidación de los exportadores, en parte provocado por el fin del paro de aceiteros y portuarios.

Los números fueron publicados por el Indec a través del informe del Intercambio Comercial Argentino (ICA), de enero. Las exportaciones crecieron 7,3%. Una buena novedad, luego de un 2020 de puras caídas. El efecto de los commodities fue clave, ya que en cantidades las ventas externas cayeron 3,1%, mientras que los precios subieron 10,7% y agregaron una ganancia de 410 millones de dólares.

Sin esa suba de los precios, el saldo comercial de enero habría sido positivo pero con una caída de 37% respecto al del mismo mes del 2020. Niveles parecidos a los de septiembre-noviembre, cuando la expectativa de devaluación generó un desplome en el ingreso neto de dólares, a partir de una reducción del superávit, principalmente a través de la disparada de las importaciones.

En ese sentido, durante enero las importaciones también subieron, un 8,7%, con incremento de 7,3% en las cantidades, lo que se sigue explicando por la brecha cambiaria y la expectativa de devaluación. Dejando de lado un diciembre extraordinario por el paro de aceiteros, en comparación con noviembre las compras externas cayeron 0,4% desestacionalizado. Las exportaciones, en cambio, mejoraron 26,3% respecto a noviembre, sin factores de estacionalidad.

El comercio de bienes será clave en el 2021, ya que será la única ventanilla por la que, a priori, ingresarán dólares para financiar los pagos de intereses, los gastos del balance de servicios, la fuga de capitales y los pagos de deuda de las empresas, todas cuentas que operarían asordinadas a lo largo del año, de la mano de la renegociación de la deuda, del efecto de la pandemia en el turismo, del cepo en la compra de divisas para atesoramiento y de la extensión hasta diciembre en el límite a la cancelación de vencimientos privados.

Con todo, se espera (y en esto hay consenso) que el superávit esté en torno a 14.000 millones de dólares, lo que alcanzaría con lo justo para no perder más reservas e incluso para una leve recomposición, tal la expectativa del BCRA. Dependerá de la administración de las importaciones, de la cosecha y del efecto de la brecha cambiaria en las decisiones de adelantamiento de compras externas y el retraso de ventas

Por lo pronto, el de enero fue el superávit más abultado desde agosto del año pasado, luego de que en septiembre se dispararan las importaciones, principalmente por el efecto de la brecha cambiaria, junto con incipiente rebote de la actividad (ver gráfico). 

Desde la consultora ACM reseñaron: "El resultado de enero es consistente con nuestra proyeccion para 2021 en torno a los 14.000 millones de dólares de superavit comercial, producto tanto de mejores precios internacionales, como también a una sequía menos considerable a las previsiones anteriores. Por otro lado, mayores restricciones a la importación podrían estabilizar las importaciones en el nivel actual. Finalmente, la persistencia de la brecha cambiaria podría traer aparejado un crecimiento potencial menor de las exportaciones y mayor demanda de importaciones a mediano plazo". 

Por el lado de las exportaciones, en enero la diferencia la hicieron las manufacturas de origen agropecuario, que crecieron 18,2% en precios y 26,4% en cantidades. Pero también se destacó el recorte en la caída de los productos primarios, que aun así sufrieron un desplome de 36,5% y 10,4%. Se espera un mejor desempeño hacia delante. Y también la menor baja en las manufacturas de origen industrial, con una contracción de 4,6% en cantidades.

El viernes el BCRA mostrará cuántos de esos dólares del comercio de bienes realmente ingresaron a la caja del mercado de cambios durante el mes pasado. Y cuántos se fueron por las otras ventanillas.

Más notas de

Mariano Cuparo Ortiz

Las restricciones le quitan casi medio punto al PBI

Las restricciones le quitan casi medio punto al PBI

Inflación: el dilema de una tasa que corre con retraso

Inflación: el dilema de una tasa que corre con retraso

El nuevo salto inflacionario seguirá pegando en la pobreza

El nuevo salto inflacionario seguirá pegando en la pobreza

Se recuperaron 3.000.000 de puestos de trabajo

Se recuperaron 3.000.000 de puestos de trabajo

El dólar acelera su caída real: será de 1,7% en abril

El dólar acelera su caída real: será de 1,7% en abril

Los intereses de Leliq y Pases se desbocaron en marzo

Los intereses de Leliq y Pases se desbocaron en marzo

Los préstamos productivos y una fuerte caída en marzo

Las empresas utilizan su recaudación para desendeudarse

Tras un buen bimestre productivo, marzo dio señales positivas

Tras un buen bimestre productivo, marzo dio señales positivas

La desigualdad terminó el 2020 en niveles menores al 2019

La desigualdad terminó el 2020 en niveles menores al 2019

Ganancias: Argentina está entre los países en los que menos se paga

La participación de Ganancias en los ingresos nacionales viene cayendo en los últimos años y continuará en esa dirección