Para aliviar la deuda de los países más pobres del mundo, el Fondo Monetario Internacional ( FMI) pidió a acreedores privados unirse al Grupo de los 20 ( G-20), ya que la alternativa a la suspensión y la reestructuración son los incumplimientos.

La directora del organismo, Kristalina Georgieva, aseguró en un videoconferencia con la Cámara de Comercio de Estados Unidos que "una suspensión del servicio proporcionaría tiempo para una reestructuración caso por caso en países donde la sostenibilidad de la deuda necesita ser restaurada".

El mes pasado, inversores privados dijeron que podrían ofrecer efectivo a los países de bajos ingresos para aliviar la carga de US$140.000 millones en pagos de deudas que vencen este año, a fin de ayudarlos a combatir la pandemia de coronavirus, recordó la agencia Bloomberg.

Aún así, la naturaleza voluntaria de la propuesta puede significar que no es suficiente para aliviar la carga insostenible que soportan algunas naciones en desarrollo, según la ONG Jubilee Debt Campaign.

La falta de ayuda y reestructuración “conduciría inevitablemente a una opción mucho peor, que es el incumplimiento desordenado”, advirtió Georgieva, quien agregó: “Podemos evitarlo”.

Activos de reserva

Además, en otro evento separado, Geoffrey Okamoto, el segundo de Georgieva en el FMi, aseguró que están buscando formas de movilizar los activos de reserva existentes, en vez de crear otros nuevos, para ayudar a los países a lidiar con las consecuencias económicas de la pandemia mundial

"El Fondo está haciendo 'un poco' de trabajo interno para descubrir cómo usar los derechos especiales de giro existentes, o DEG, para replicar el impacto de crear más de ellos", dijo Okamoto en una conferencia telefónica.

Una asignación de DEG propuesta de US$500.000 millones fue bloqueada en abril por el mayor accionista del FMI, Estados Unidos.

“Si bien creo que yo y otros estaríamos interesados en una asignación general de DEG, estamos explorando todas las opciones disponibles para asegurarnos de que efectivamente obtengamos el beneficio de una asignación de los DEG, pero con las existencias actuales”, dijo Okamoto.

“En este momento se está trabajando bastante en esto internamente. No quiero mostrar demasiado”, agregó.

Georgieva había dicho anteriormente que el FMI quiere encontrar formas de obtener los DEG de los países ricos que no los necesitan para los países más pobres que sí.

Roberto Lavagna había pedido al FMI que "emita menos opiniones y más Derechos Especiales de Giro" para estimular el empleo y la producción en una "economía mundial que está sufriendo" la crisis que generó la pandemia de coronavirus.

El secretario del Tesoro de Estados Unidos, Steven Mnuchin, dijo en abril que la Administración Trump se opuso al plan de crear más activos de reserva porque se asignan a países en proporción a su participación de voto en el FMI, lo que significa que 70% iría a países del G20 que no necesitan la ayuda y sólo 3% a los países en desarrollo más pobres.

Optimismo

A días de que el Gobierno presente la enmienda final a la oferta de canje de USD66.200 millones de deuda externa, el representante argentino en el directorio del Fondo Monetario Internacional, Sergio Chodos, dijo que es "cautamente optimista" sobre el resultado de la negociación. "El gobierno está por presentar la oferta final. A partir de eso abrirá un periodo de suscripción y se verá", aseguró en diálogo con Futurock.