El presidente de la Cámara Argentina de Comercio y Servicios (CAC), Natalio Mario Grinman, sostuvo que en Argentina “no hay clima de negocios” y señaló que esto se debe a que “la clase política partidaria es mediocre”.

En una entrevista con BAE Negocios, apuntó contra los políticos: “Nuestros legisladores en vez de legislar cosas interesantes, legislan estupideces”. Y agregó que “un empresario ni loco abre hoy una empresa si sabe que va a venir un sindicato y, por cualquier cosita, se la bloquea”.

“Argentina tiene una historia de setenta años de sesgo antiempresario. Cuando pueden, los gobernantes nos retan permanentemente, nos tratan de miserables, dicen que somos los que generamos la inflación”, se lamentó Grinman.

-¿Hay incertidumbre sobre el futuro de la economía y el impacto en el consumo teniendo en cuenta la vacunación, las elecciones y la sombra de la tercera ola?
-El panorama es muy complejo. Los empresarios argentinos, con una enorme capacidad de resiliencia, estamos acostumbrados a los problemas circunscriptos, a las debacles económicas y a los permanentes escarceos políticos. Ahora se sumó una tercera vía, que es la pandemia, y no es un tema menor. Lamentablemente superamos las 100.000 personas fallecidas. Es muy doloroso. Cada uno de nosotros tenemos algún familiar, algún amigo que ha partido. Por eso el combo que tenemos acá es terrorífico. La incertidumbre es total, sumado al miedo al coronavirus. Antes era la primera ola, después la segunda y tercera. Hoy se está hablando de una quinta ola y todavía hay un porcentaje enorme de argentinos que no están siendo vacunados. Creo que un 12%, o un poco menos, tiene las dos dosis. Todo eso hace que el futuro sea tremendamente incierto, pero no por ser pesimista sino por ser realista. La economía en Argentina hace once años que no avanza y no se crean puestos de trabajo en el sector privado. Por algo será.

-¿Cuál es la sensación al ver locales vacíos?
-Nosotros tenemos la Cámara Argentina de Comercio en Alem y Rivadavia, cuando salís a caminar está todo cerrado. Lo único que hay en calle Florida deben son unas cien personas que compran y venden dólares. Los comercios están cerrados, con locales vacíos que se alquilan o se venden. El panorama es muy incierto. Es triste, porque Argentina es un país con recursos naturales, podríamos estar entre los primeros lugares del mundo en todo sentido, como estuvimos a comienzos del siglo XX, y en realidad quedamos de la mitad de la tabla para abajo. La performance nuestra es malísima. Si tomás, por ejemplo, la inversión extranjera directa en los últimos treinta años, se perdieron 20 puntos. Estamos en el segundo lugar de la peor performance de inversión extranjera en el mundo y es porque no hay un clima de negocios en nuestro país. Se necesita un clima de negocios para que los empresarios nos animemos a crear nuevas empresas y, consecuentemente, nuevos puestos de trabajo.

-¿Considera que el aumento de la venta ilegal callejera está asociado a esta falta de clima de negocios, teniendo en cuenta que los trabajos que se generan son en negro y de manera informal?
-Nada es fácil. Si vos querés abrir un negocio en Argentina tenés dos millones de trámites. Con el gobierno anterior se instalaron las sociedades anónimas simplificadas,  que permitieron la creación de 40.000 o 45.000 empresas nuevas con un trámite muy rápido y ágil, pero ahora en el Congreso las están dando de baja. Entonces, nuestros legisladores en vez de legislar cosas interesantes, legislan estupideces. Por eso estamos como estamos. Considero que gran parte es porque la calidad de nuestros dirigentes políticos, de todos los partidos, centro, izquierda y derecha, es mediocre. Por eso tenemos un país decadente que no entiende que tenemos un 50% de pobreza, o más, y que para salir de esa pobreza se necesita generar riqueza y que el único sector que la puede generar es el privado. El empleo público es de mala calidad. Lo único que puede dar empleo de buena calidad es el sector privado.

-¿Y el sector de comercio y servicios tiene potencial?
-Especialmente el sector de servicio, que es el futuro, es donde estamos bien posicionados, pero para eso se necesita otro tipo de actitudes. Un empresario ni loco abre hoy una empresa si sabe que va a venir un sindicato y, por cualquier cosita, se la bloquea. Desde el Gobierno nos dicen que son casos aislados. En ese sentido, está bien que venga un tipo y le pegue un tiro a otro, total es un caso aislado. Lo que está sucediendo es una locura. Necesitamos que nos cuiden, que nos protejan y que nos incentiven, que se creen las condiciones para generar riquezas. Si no, nuestro país va a seguir siendo decadente como viene siendo desde hace noventa años.

-¿Usted cree que el sistema político representativo actual en Argentina es antiempresario?
- Argentina tiene una historia de setenta años de sesgo antiempresario. Cuando pueden, los gobernantes nos retan permanentemente, nos tratan de miserables, dicen que somos los que generamos la inflación. Nuestro sector, el de comercio y servicios, implica más de dos tercios del PBI en mano de obra; por lo tanto, no es formador de precio. La realidad es esa, no hay clima de negocios. Clima de negocios significa generar condiciones para que un empresario se entusiasme. Cuando hablo de entusiasmo hablo de doña Rosa allá en el norte, solita con su empresa, o de don Juan, con tres empleados, o de don Eduardo, con 20.000 empleados. Todos somos emprendedores que hacemos nuestras empresas para ganar dinero. Pero con ese dinero se pagan los impuestos más grandes del mundo. Después hay muchos que hacen filantropía con su dinero bien habido. Me refiero a que hay que proteger a los empresarios honestos. Después, que a los pícaros o a los deshonestos, que por supuesto los hay, los juzguen la Justicia y la sociedad. Pero a los honestos hay que incentivarlos. No hay ninguna posibilidad, y no me canso de decirlo, de que Argentina salga de su proceso de fracaso y de decadencia si no es con una actividad privada pujante.

-¿Qué piensa que va a pasar con el dólar después de las elecciones?
-Argentina es un país bimonetario, pero en realidad nuestro peso moneda nacional no tiene ninguna confianza. Nadie cree en esos papelitos de colores tan lindos. Esa es la triste realidad. Los argentinos tenemos una larga tradición de apoyar nuestros ahorros en dólares. Todo se basa en el dólar. Por lo tanto, cuando el dólar se empieza a mover, todos nos asustamos y pasa lo que pasa. Porque además hay que entender que el 85% de las importaciones corresponde a bienes de capital o a materia prima que se necesita, a su vez, para generar productos en Argentina. Si vas a un supermercado y te comprás una caja de jugo de naranja fabricada en Argentina, posiblemente tenga jugo de naranja argentino adentro, pero vas a tener conservantes, endulzantes, colorantes y acidulantes, que son productos químicos extranjeros. Como si eso fuera poco, el tetrabrik, la caja, tiene productos importados Por eso cuando el dólar dispara, se va el precio. No hay manera. La nuestra es una economía dolarizada.

-¿Habrá una reactivación de las ventas y un crecimiento de la actividad? ¿Se esperan anuncios de inversiones?
-Habrá casos aislados de inversiones que vienen previstas desde hace mucho tiempo, pero en nuestras encuestas el 90% te dice que no tiene ninguna expectativa de crecer, ni hablar de incrementar su planta de personal. Lo que están queriendo en este momento es tratar de mantenerse, subsistir y ver cómo llegan y si se logra dar vuelta este sistema de fracaso permanente, pero no hay perspectiva de crecimiento para el futuro inmediato.

Más notas de

Ariel Maciel

Pymes reclaman que incluyan a YPF en el Compre Argentino

Pymes reclaman que incluyan a YPF en el Compre Argentino

Pymes fabriles piden inflación domada y actualización laboral para generar empleo

Las pymes esperan recuperar la capacidad de generar empleos

Preocupa a UIA la reinstalación de una medida para demorar la importación de bienes e insumos

Los industriales temen por un sistema anti productivo

Pymes descartaron que la inversión del Estado para dinamizar la economía provoque inflación

Pymes descartan consecuencias por los cambios del Gabinete

Empresarios salieron a respaldar al Gobierno y al modelo industrialista

La semana próxima, Funes mantendrá un encuentro con el presidente Alberto Fernández

Alerta en la UIA por temor a un avance del kirchnerismo sobre el control del Gobierno

Alerta en la UIA por temor a un avance del kirchnerismo sobre el control del Gobierno

Alberto Fernández ratificó el modelo e insiste con la reactivación industrial

El Presidente realizó el anuncio junto a empresarios y sindicalistas

El Gobierno profundiza el modelo y lleva al Congreso la nueva ley de Compre Argentino

Schale y Kulfas fueron claves en el proyecto para la nueva ley de Compre Argentino

Industriales piden más financiamiento ante un consumo ralentizado en agosto

Piden mejorar el consumo para sostener la reactivación productiva

"En el Uninoa no podemos pagar los mismos impuestos de quien está en Puerto Madero"

El presidente de la UIT elogió el diálogo con el Gobierno nacional