La AFIP junto con la Justicia Federal de Córdoba y el Ministerio Público Fiscal desarticularon un entramado de estudios contables y empresas dedicadas a la generación de facturas falsas con las que, a lo largo de un año, emitieron comprobantes por más de 2.800 millones de pesos, según estimaciones preliminares.

Entre las metodologías fraudulentas utilizadas por las estudios contables y empresas, se identificó la apropiación de la Clave Fiscal de personas sin capacidad contributiva para generar facturas truchas que eran utilizadas para reducir el monto de los impuestos que debían pagar sus clientes.

A través de esas facturas falsas, las usinas de facturas investigadas habrían facilitado maniobras de evasión de impuestos por 430 millones de pesos entre 2017 y 2020, detalló la AFIP en un comunicado en el que destacó la realización de una investigación conjunta impulsada por las Fiscalía Federal N°1 de Córdoba, la Fiscalía Federal de San Francisco y la Fiscalía Federal N°3 de Córdoba.

Las tareas permitieron, hasta el momento, más de 90 allanamientos simultáneos y 33 detenciones en el marco de una investigación por los delitos de asociación ilícita, adulteración de registros, evasión calificada y administración fraudulenta.

Los procedimientos -que se desarrollaron a lo largo de dos días- se realizaron en las ciudades de Córdoba, Río Cuarto, Cosquín, Chaco, Formosa, Santiago del Estero, Santa Fe, Sunchales y Villa María, entre otras.

Las medidas judiciales también contemplaron domicilios en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA).