Ante críticas sobre las políticas del Gobierno para reducir el déficit fiscal y el aumento de programas sociales para combatir la crisis, el ministro de Economía, Martín Guzmán, defendió que al gasto público como una "inversión" para "la recuperación y el desarrollo de la economía y la sociedad".

Además, descartó que se vayan a impulsar una reforma laboral o un desdoblamiento cambiario, pero adelantó que se está avanzando en un cambio del cálculo jubilatorio "atado al crecimiento económico".

Ante el planteo para reducir el déficit que le hizo el periodista Antonio Laje en su programa "Antes de mañana", quien cuestionó "¿Cuándo va a bajar el gasto público?", Guzmán retrucó con más preguntas: "¿Por qué tiene que bajar el gasto público? ¿Funcionó alguna vez? No es a lo que apuntamos. Apuntamos a poner las cuentas fiscales en orden, seguro", afirmó.

"Una economía que se recupera es una economía en la cual los ingresos fiscales se recuperan. Al mismo tiempo, lo que sí hay que hacer con el gasto es darle más racionalidad. Gastar en lo que más importa para la recuperación y el desarrollo de la economía y la sociedad. Eso es lo que refleja la ley de  Presupuesto 2021", aclaró.

Ante esto, Laje opinó que "en algún momento hay que decir 'Señores, hay que empezar a gastar menos'", pero Guzmán le remarcó que "lo que necesitamos es que la economía se recupere y se sostenga esa recuperación, no gastar menos per se".

"No hay país en el que haya funcionado un experimento de contraer el gasto durante una recesión", enfatizó Guzmán. Laje, quien aceptó la corrección, consideró que sin embargo "Argentina no es un país normal, entonces en algún momento hay que ajustar el gasto". Guzmán, nuevamente, subrayó que "eso es incorrecto".

Sobre esto, el funcionario expuso: "Tenemos que normalizar las cuentas públicas, y hay muchos mecanismos para hacerlo. Mucho de lo que llamás gasto, Antonio, es inversión pública. Hay que redirigir el gasto a los componentes que más dinamismo le dan al país y mayores oportunidades le dan a la gente. La inversión en capital se está duplicando, pasa del 1,1% del Producto en 2019 a 2,2% en 2021".

En cuanto al dólar, el ministro de Economía afirmó que "una brecha cambiaria amplia no es buena para la economía, pero esos mercados cambiarios como el contado con liquidación no son significativos para la macroeconomía y no reflejan la realidad argentina".

Guzmán aseguró que "la Argentina es un país de ingresos medios de unos 4.700 dólares por habitante si medimos el PBI per cápita por el dólar del contado con liquidación, pero la Argentina no es un país de 4,700 dólares por habitante, es un país de ingresos más altos".

El jefe del Palacio de Hacienda manifestó que "hay otro problema que es lo que está llevando a que los dólares alternativos sean altos, y es el control de capitales que hoy está por una razón de que si se abrieran sería peor para la economía y habría más inflación".

Guzmán puso de relieve que "la primera condición para invertir es la estabilidad y la alternativa de no hacer nada terminaba en una situación de un salto cambiario. Estas no son medidas que nos ponen contentos pero sí nos permiten proteger la situación cambiaria que es un pilar de estabilidad".

El ministro señaló que "hay pilares para la estabilidad económica para una economía tranquila, la Argentina necesita tener una deuda sostenible, necesita tener sostenibilidad fiscal y necesita que las exportaciones acompañen el crecimiento de la economía para no quedarse sin dólares, y en esa dirección se está avanzando".

"El Presupuesto 2021 es un presupuesto para lograr la recuperación económica", dijo Guzmán, para luego señalar que "siempre hay un elemento de discrecionalidad que puede ocurrir como es el caso que ocurrió este año con la pandemia".

El ministro destacó que había distintos caminos para seguir, "uno era el esquema de desdoblamiento cambiario, el otro era el esquema que se implementó, esto tiene que ver con una situación de que hay que cuidar las reservas porque es muy importante para la estabilidad cambiaria porque es un pilar de la recuperación".

Más adelante, Guzmán expresó que "el impuesto a la riqueza es un aporte extraordinario por una situación extraordinaria que no tiene precedente en la historia que nosotros conocemos; los números fiscales son duros porque hemos tenido que aumentar el gasto por la pandemia y cayeron los ingresos".

El ministro descartó que se vaya a tratar algún proyecto de reforma laboral porque "la principal manera de recuperar el empleo es a través de la recuperación económica, pero hoy no está en la agenda del gobierno".

Respecto de la reforma tributaria, Guzmán dijo que "la llamaríamos una ley de medidas tributarias que buscan corregir deficiencias en la estructura tributaria y hay que hacerla en los tiempos correctos porque hoy estamos viviendo tiempos de pandemia".

El ministro admitió que "se está avanzando en el cambio del cálculo jubilatorio sobre la base de los principios del crecimiento compartido, la solidaridad y la sostenibilidad del sistema. Nosotros buscamos un esquema que va a estar atado al crecimiento económico".