En noviembre ocurrió algo insólito y que nunca se había visto, al menos desde que hay serie histórica publicada por el Banco Central: los bancos perdieron $2.320 millones. Es la primera vez en la que el resultado total es negativo, sin tomar en cuenta las valuaciones de los instrumentos financieros de sus reservas. El grado de insólito crece al tomar en cuenta que el de intermediación financiera fue uno de los pocos sectores cuya actividad económica mejoró durante noviembre: creció 11,7%. 

Se acentuó una dinámica que se observó a lo largo de todo el 2020: los bancos trabajan mucho más que durante el 2019. Captan más depósitos y lo utilizan más para brindar préstamos productivos y al consumo, su actividad natural, y brindan más servicios a sus clientes.

Pero el achicamiento del spread de tasas, junto con la baja notable del tipo de interés de política monetaria respecto al año previo, se configuraron para moderar las ganancias extraordinarias que habían logrado durante el 2019, incluso en un marco en el que su actividad económica caía con fuerza. De hecho, lo que motorizaba a esas ganancias eran los intereses de las Leliq, que a lo largo del 2020 cayeron casi 30% en términos reales.

En noviembre, la intermediación financiera propiamente dicha, dejó ingresos por $46.187 millones y egresos por $48.264 millones. Es decir, un negativo de $2.077 millones. Además, cayó con fuerza el ingreso por Leliq a $21.49 millones, lo que significó una contracción de 50,7%, en términos reales, respecto a noviembre del 2019. Cabe destacar que entre mediados de octubre y la primera quincena de noviembre, el BCRA había bajados dos puntos el tipo de interés de política monetaria desde 38% a 36%.

A través del Informe sobre Bancos de noviembre, el BCRA destacó el factor spread de tasas para explicar la dinámica de baja en la rentabilidad de los bancos: "Se estima que en los últimos dos meses a noviembre la tasa de interés implícita activa nominal verificó un aumento levemente inferior al registrado en el costo de fondeo implícito por depósitos en moneda nacional en igual período".

Y agregó: "Por lo tanto, el diferencial entre ambos conceptos estimados disminuyó ligeramente en el último bimestre. Cabe señalar adicionalmente que la inflación registrada en los últimos dos meses a noviembre resultó superior a la correspondiente al bimestre previo. Con lo cual se estima que, al considerar el efecto de la inflación, el diferencial entre las tasas de interés implícitas se hubiese reducido aún más, en línea con los menores niveles de margen financiero y rentabilidad real que viene verificando el sector".

Más notas de

Mariano Cuparo Ortiz

Los dólares exportadores alcanzaron para dar estabilidad en enero

Dólar: el campo mejoró 20% la liquidación respecto a diciembre

En el 2020, los bancos trabajaron más pero ganaron mucho menos

La tasa de los plazos fijos y de las Leliq y Pases provocó que los bancos privados perdieran dinero en diciembre

El BCRA observó caída del PBI en enero

El Banco Central aseguró que la posible interrupción del crecimiento en enero no parece anticipar una fase recesiva

Dólar: alivio por la vuelta del superávit de bienes

Dólar: alivio por la vuelta del superávit de bienes

El PBI acumuló ocho meses de recuperación

El PBI acumuló ocho meses de recuperación

Plazos fijos indexados aceleran su crecimiento en febrero

La tasa de los plazos fijos tradicionales viene perdiendo con la inflación y los activos indexados no paran de crecer

El consumo terminó el 2020 con señales positivas

El consumo terminó el 2020 con señales positivas

Enero tuvo el menor déficit fiscal desde inicios del 2016

Enero tuvo el menor déficit fiscal desde inicios del 2016

Ancla cambiaria: el Banco Central ralentiza la devaluación y perforará el piso en febrero

El atraso cambiario del oficial podría tener consecuencias en los dólares paralelos

Hacienda publicará superávit primario durante enero

El menor déficit público mejoró las cuentas y le permitió al BCRA aflojar con la maquinita y la emisión