La inflación de junio fue de 2,2%, por encima de lo esperado por los analistas privados, y la aceleración respecto al 1,5% de abril y mayo le dio verosimilitud a las proyecciones que esperan un IPC 2020 algo por encima del 40%. De todas formas significará una caída en torno a 13 puntos respecto al 2019. La clave del mes fueron los precios estacionales: en el caso de prendas de vestir y calzado se conjugó con la apertura del sector durante el último mes del semestre. Fue el rubro que más afectó al índice del Indec, con los regulados casi planchados por el congelamiento de tarifas.

El semestre terminó en 13,6% y fue el más bajo desde 2017. Pero se dio con cepo cambiario, congelamiento tarifario, controles de precios y mega recesión histórica. Las herramientas oficiales cumplieron su función de moderar la dinámica de precios, pero la pregunta es qué ocurrirá cuando alguno de esos factores quede atrás.

Desde el BCRA destacaron: "La trayectoria interanual marcó una nueva desaceleración hasta 42,8%, ubicándose 11 puntos por debajo de diciembre. Contribuyeron la estabilidad de las tarifas de los servicios públicos, las subas acotadas de los alimentos y bebidas, con incidencia de los programas gubernamentales de administración de precios, la acotada volatilidad cambiaria en el marco del régimen de flotación administrada y la administración de la liquidez con los instrumentos de regulación monetaria".

En cambio, el director de la consultora Epyca, Martín Kalos, dijo a BAE Negocios: "Teniendo en cuenta todo lo que hay en vigencia que controla precios clave, 13,6% en un semestre marca una inercia alta. Y el riesgo de que retome niveles más similares a los previos en cuanto esos precios regulados, administrados o acordados deban ser actualizados".

Desde la consultora LCG remarcaron que la inflación núcleo demostró la dinámica inercial en junio. Marcó una aceleración desde el 1,6% de mayo al 2,3% del último mes. Dijeron al respecto: "Todas las categorías se aceleraron respecto al mes anterior. Siendo junio un mes en el que se sostuvo la flexibilización de la cuarentena permitiendo la reapertura de algunos negocios, esto podría poner en relieve la reacción de los precios a medida que se recupera la actividad. La aceleración de la inflación núcleo pone de manifiesto la inercia sostenida en la evolución de los precios".

Los regulados subieron apenas 0,7%. Y los que no colaboraron fueron los estacionales: ahí protagonizaron las prendas de vestir y el calzado, con una suba de 6,6%, que fue la que más impactó.

Los alimentos subieron apenas 1% y eso es una noticia relativamente buena para las canastas de indigencia y pobreza. El director de Consultora Ledesma, Gabriel Caamaño Gómez, destacó que ese número subiendo tan por debajo de la inflación general demuestra que la aceleración del IPC en junio se explica por "los sectores que van volviendo y lo hacen con nuevos precios significativamente más altos, los rubros con más incidencia de importados y los estacionales".

Más notas de

Mariano Cuparo Ortiz

El acuerdo no reactiva pero elimina escenarios apocalípticos

El acuerdo no reactiva pero elimina escenarios apocalípticos

El cepo hard dio un respiro en junio pese a la suba de la fuga

Junio registró un alza del 37% en compra de divisas

Bancos recuperaron terreno y sus ganancias mejoraron 40% en mayo

Bancos recuperaron terreno y sus ganancias mejoraron 40% en mayo

El BCRA mostrará el efecto del cepo hard en la compra de dólares

Dólar: hoy el Central mostrará el efecto del cepo hard en la compra de divisas

Crece el consenso: en junio continuó el rebote de la actividad

Según la FGA, el sexto mes del año terminó con un repunte de 7,3% respecto al mes previo.

El salario real cayó 2,8% en los primeros dos meses de pandemia

El salario real cayó 2,8% en los primeros dos meses de pandemia

El rebote del PBI se interrumpió en julio

El rebote del PBI se interrumpió en julio

Con el nuevo IFE, el Gobierno ya inyecta recursos por 6,5% del PBI

Crece el paquete fiscal por el nuevo IFE, el ATP y los créditos a tasa cero

Pese al superávit récord, aún preocupa la pérdida de reservas

Pese al superávit récord, aún preocupa la pérdida de reservas

El Gobierno espera un déficit fiscal de 10,5% del PBI

El Gobierno espera un déficit fiscal de 10,5% del PBI