Por primera vez en lo que va del año, la inflación perforó el piso del 3% y terminó varias décimas por debajo de lo esperado. Así, la variación del IPC fue de 2,5% durante agosto, un resultado que al Gobierno le hubiese convenido que fuera publicado una semana antes de las PASO, aunque todavía se trata de niveles inflacionarios altos. La interanual, por caso, sigue en niveles complicados y fue de 51,4%. Pero en julio había sido de 51,8%, por lo cual hubo desaceleración.

Los datos son oficiales y fueron publicados por el Indec a través del informe del IPC de agosto. Los alimentos dieron una señal de tregua importante, con un incremento de apenas 1,5%, bien por debajo del promedio de los incrementos. Y también bien por debajo del 3,4% que habían marcado durante julio. El dato es clave en materia de torcer el rumbo de regresividad fuerte que venía mostrando la inflación, con impacto en los niveles de pobreza e indigencia.

Hubo desaceleración en la mayoría de los rubros de la división alimentos y se destacaron dos datos: las bajas en las verduras y la estabilidad dentro de las carnes.

Desde el Ministerio de Economía destacaron que la inflación ya lleva cinco meses consecutivos de desaceleración, luego del pico de 4,8% que alcanzó en marzo: "La inflación de agosto continúa la tendencia en baja que se viene registrando desde abril y rompe la barrera del 3% del mes anterior. Se registró en agosto 2,5%, siendo el menor registro desde agosto 2020".

Y afirmaron que las divisiones que más aceleraron el ritmo de los incrementos durante agosto fueron "Salud (4,2% vs. 3,8% en julio) por suba de prepagas, Indumentaria (3,4% vs. 1,2% en julio), Recreación y Cultura (3,7% vs. 3,1% en julio) y Educación (4,2% vs. 2,5% en julio)".

Noticia en desarrollo