La dinámica de precios mostró, entre junio y diciembre, siete meses consecutivos de mayoristas trepando por encima de los minoristas. Como se trata principalmente de insumos transables, y aunque no implica un traspaso automático, el dato es una señal de posibles presiones inflacionarias. Son, al fin y al cabo, costos empresarios que crecen por encima de la remarcación de precios al consumidor. En diciembre, la inflación mayorista fue de 4,4%, traccionada por la espiralización nominal que impulsó al precio del dólar oficial y por el incremento en los precios internacionales de naftas y productos del agro.

El Indec publicó el Índice de precios internos al por mayor (IPIM). El 4,4% fue el segundo salto más importante del 2020. El año terminó con una interanual de 35,4%, lo que la dejó 0,7 punto por debajo del acumulado de los precios minoristas.

Sin embargo, esa dinámica representa principalmente a lo ocurrido durante la primera mitad del 2020, cuando hubo incluso un mes de deflación mayorista. Entre junio y diciembre, los mayoristas acumularon una inflación de 31,9%, mientras que los minoristas una de “apenas” 22,5%. Ese atraso entre los costos empresarios reflejados en los incrementos de la canasta mayormente formada por insumos transables, y los precios finales al consumidor, podrían implicar mayores remarcaciones en los próximos meses.

Lo señaló la consultora ACM: “En diciembre la inflación mayorista volvió a ubicarse por arriba de la inflación minorista, factor que podría incrementar las presiones inflacionarias durante los próximos meses”.

Lo que más traccionó a los mayoristas en el último mes del año fue la división Productos agropecuarios, con una suba de 7,2%, que le agregó 0,9 punto al índice (es decir, sin esa división la inflación mayorista habría sido de 3,5%). La aceleración en la devaluación del dólar oficial, para que no se genere un atraso respecto a la dinámica inflacionaria es parte de la explicación de esa suba. Pero también el incremento de los precios internacionales de los commodities del agro, con la soja liderando pero también con fuertes alzas en maíz y trigo.

También golpearon mucho los Productos refinados del petróleo, por la suba de naftas, con un incremento de 5% que le agregó 0,4 punto al índice. No se quedó atrás Petróleo crudo y gas, influenciado también por el precio internacional del petróleo que sigue recuperando posiciones. Con un alza de 8,6%, la división le agregó 0,7 punto al índice de diciembre.

Los precios importados, donde hay una fuerte incidencia de la mencionada aceleración del crawling peg por parte del BCRA, sufrieron un incremento de 3,9%, todavía muy alto, lo que le agregó 0,33 punto al índice.

En las últimas semanas se viene observando una incipiente espiralización nominal. Los distintos precios relativos comienzan a retroalimentarse y a generar un piso inercial. A la dinámica inflacionaria de los últimos meses, con IPC e IPIM por encima del 3% y 4%, respectivamente, desde octubre, se le sumó la mencionada aceleración del crawling peg, frente a la decisión del ministro de Economía, Martín Guzmán, de no atrasar el tipo de cambio. Eso, además, presiona sobre la tasa de interés, para la que se espera una nueva suba.

Desde la consultora PxQ reseñaron al respecto: “La aceleración de la inflación en los últimos meses de 2020 pone un piso nominal alto para el comienzo del año. La estrategia de micro-devaluaciones diarias para llevar el tipo de cambio nominal en línea con la evolución de los precios evita una apreciación real pero, a su vez, pone presión sobre el componente transable de los precios, lo cual no colabora en la estrategia de desaceleración de la inflación. A su vez, existe una presión sobre precios regulados para avanzar en autorizaciones de aumentos. Congelar tarifas tiene un costo fiscal por aumento de subsidios cuyo límite más inmediato es el acuerdo con el FMI”.

Desde LCG agregaron: “Para el año que comienza, de mantenerse la inflación en niveles elevados, la política cambiaria deberá acelerar el ritmo de depreciación del peso que, sumado a los ajustes en combustibles ya anunciados, continuarían empujando a los precios mayoristas. Proyectamos registros mensuales superiores al 3,5%, afectados también por el efecto que podría tener la mejora en los precios de commodities”.

Más notas de

Mariano Cuparo Ortiz

UVA y CER, los plazos fijos indexados fueron los preferidos en febrero para no perder contra la inflación

UVA y CER, los plazos elegidos para no perder contra la inflación

Los dólares exportadores alcanzaron para dar estabilidad en enero

Dólar: el campo mejoró 20% la liquidación respecto a diciembre

En el 2020, los bancos trabajaron más pero ganaron mucho menos

La tasa de los plazos fijos y de las Leliq y Pases provocó que los bancos privados perdieran dinero en diciembre

El BCRA observó caída del PBI en enero

El Banco Central aseguró que la posible interrupción del crecimiento en enero no parece anticipar una fase recesiva

Dólar: alivio por la vuelta del superávit de bienes

Dólar: alivio por la vuelta del superávit de bienes

El PBI acumuló ocho meses de recuperación

El PBI acumuló ocho meses de recuperación

El consumo terminó el 2020 con señales positivas

El consumo terminó el 2020 con señales positivas

Enero tuvo el menor déficit fiscal desde inicios del 2016

Enero tuvo el menor déficit fiscal desde inicios del 2016

Ancla cambiaria: el Banco Central ralentiza la devaluación y perforará el piso en febrero

El atraso cambiario del oficial podría tener consecuencias en los dólares paralelos

Hacienda publicará superávit primario durante enero

El menor déficit público mejoró las cuentas y le permitió al BCRA aflojar con la maquinita y la emisión