El ministro de Economía, Martín Guzmán, remarcó la importancia del vínculo de Argentina con el mundo y sostuvo que "para tener robustez en el frente externo", el país tiene que "acumular reservas" en el Banco Central. En ese sentido, destacó la importancia del "fortalecimiento entre el trabajo público y privado" y la necesidad de que la macroeconomía "sea una política de Estado".

"Argentina viene teniendo una muy fuerte recuperación económica", afirmó durante un almuerzo organizado por el Consejo Interamericano de Comercio y Producción (Cicyp) en el Alvear Palace Hotel, y destacó que "se incrementó 10,3% el PBI en 2021" y que además "el desempleo se redujo al 7%", en tanto "la inversión creció 33%".

En esa línea, el ministro planteó que "para hacer más fuerte al Estado hoy" se necesita "reducir el déficit fiscal", a fin de que sea compatible con la sostenibilidad de la deuda pública. 

Al respecto, Guzmán aclaró que para "seguir creciendo en 2023" de la forma en la que se está "creciendo fuertemente en 2022", hay que "tener cierta racionalidad e ir administrando las restricciones y haciendo política económica". 

Argentina no está exenta del contexto internacional, por lo que el titular del Palacio de Hacienda destacó la importancia de "acumular reservas" en el Banco Central a fin de obtener "robustez en el frente externo" pero también para cumplir con el programa firmado con el Fondo Monetario Internacional (FMI) y fomentar ese crecimiento 2023. 

Incluso el titular del BCRA, Miguel Pesce, había anticipado que el cepo cambiario "podría relajarse cuando Argentina alcance los 100 mil millones de dólares de exportaciones"

"Si no tenemos divisas no podemos crecer, si queremos que crezca la economía tienen que crecer las exportaciones, es una necesidad aritmética", aseveró

Martín Guzmán compartió la mesa principal con el titular de la Copal,
Daniel Funes de Rioja

Inflación y oportunidades 

Por su parte, el funcionario aseguró que "el principal problema en el mundo hoy es la inflación", traccionada por el impacto de la pandemia con una fuerte caída económica internacional y, luego por la guerra en Ucrania que afectó mayormente a los alimentos y a la energía.

"Todos hablan de eso. Cambió la agenda en el mundo y para la Argentina. Ya no se habla de la deuda, se habla de energía, de seguridad energética global y el rol que la Argentina puede jugar", destacó.

Y agregó: "La clave de cualquier programa para contener la inflación es cambiar las expectativas y tener un programa económico y que sea creíble".

Al respecto, Guzmán destacó que en un país "que se viene recuperando", Argentina "tiene que aprovechar las oportunidades que se presentan" para lo cual "es importante fortalecer actuar como Estado - Nación". 

"Eso es una responsabilidad colectiva. Hacen falta más políticas de Estado. Educación, ciencia, tecnología y la estabilidad macroeconómica tienen que ser políticas de Estado", subrayó el titular del Palacio de Hacienda y enfatizó que en esa construcción "el trabajo del fortalecimiento entre lo público y privado es una condición necesaria para transitar un camino de mayores posibilidades y estabilidad duradera".   

Energía, una oportunidad 

En su presentación, el ministro de Economía hizo hincapié en que la Argentina “tiene una oportunidad histórica” en materia de energía, a pesar del contexto internacional del conflicto bélico en Ucrania que tiene consecuencias directas en el precio del gas y el petróleo

"La globalización y la guerra va escribiendo un nuevo mapa. Hoy a la transición energética se agrega el problema de la seguridad energética y la Argentina y la región deben trabajar en conjunto para aumentar la escala de producción energética y ofrecer las soluciones que requiere el mundo", expresó Guzmán.

Por ello, aprovechó la ocasión y anticipó un "decreto presidencial" para un nuevo marco regulatorio en el sector que incentive inversiones y genere más previsibilidad

"Contamos con recursos para ocupar un espacio que nos fortalecería mucho como país por lo que acelerar desarrollo del sector energético sería transformacional para nuestra economía", analizó y aclaró que "el desarrollo energético genera divisas per se" por lo que "bajar los costos de producción de la energía puede permitir bajar subsidios energéticos y eso fortalece al Estado".