El presidente del Banco Central, Miguel Pesce, aseguró que las nuevas restricciones que limitan el acceso a dólares para pagar importaciones "evitan una devaluación brusca", aunque resaltó que sería una medida temporal, en principio, hasta el 1 de octubre. 

"Siempre que el Banco Central ha tomado medidas de estas características han sido exitosas. Hemos podido recomponer el balance cambiario y las reservas", sostuvo el funcionario. Además, resaltó: "Llegamos a la mejor solución posible. La medida que estamos tomando tiene efecto hasta el 1 de octubre, para superar la coyuntura".

Según lo dispuesto por el Banco Central el lunes, las medianas y grandes empresas tendrán un límite para acceder a dólares: para abonar lo que supere en 5% la comparativa de lo importado en 2021, deberán conseguir sus propias divisas mediante financiamiento.

"Debido a la situación internacional ha habido un incremento importante en el precio de la energía y eso nos está trayendo dificultades en la balanza de pagos y la balanza cambiaria. El mes pasado pagamos US$1.600 millones y este mes están en el orden de los US$2.000 millones. Hay que pagarlas al contado y nos trae dificultades en la balanza cambiaria. Sobre un total de US$8.000 millones, US$ 2.000 millones son de energía", explicó Pesce, en declaraciones radiales.

En ese sentido, consideró: "La forma de salvar la situación sin generar procesos recesivos es que las empresas consigan financiamiento para el pago de importaciones. No es bajar el volumen de importaciones. Es bajar el nivel de pagos". Y agregó: "En esta coyuntura, les estamos pidiendo a las empresas que financien el incremento de importaciones con respecto al año pasado o 2020". 

No obstante, reconoció que a partir de las restricciones podrían llegar a detectarse "maniobras especulativas" entre importadores, por lo cual afirmó que "hay que trabajar para evitarlas".

La suba del dólar blue

Pesce también hizo referencia a la suba del dólar blue y de las cotizaciones financieras, que el lunes alcanzaron un nuevo récord.

A su criterio: "El mercado que fija precios de dólar con títulos públicos es pequeño. Opera US$60 millones diarios. El mercado oficial, US$ 1.000 millones diarios. El dólar ilegal, se estima, opera algunos millones de dólares por día. Cualquier movimiento especulativo mueve esas referencias. No necesariamente tiene que ver con las medidas que tomamos ayer".

Con relación a la demora en la liquidación de divisas de los agroexportadores, el funcionario evaluó: "Tenemos problemas estacionales. Las importaciones de energía se aceleran entre mayo y agosto y hay estacionalidad en el ingreso de las exportaciones agrícolas".

"Es cierto que hemos tenido más ingresos por exportaciones de trigo y maíz, pero el ingreso de la cosecha de soja viene retrasado un 18% respecto del año pasado. Son US$2.200 millones de dólares que todavía no han ingresado", cerró el mandamás del BCRA.

La medida del Banco Central 

El Gobierno nacional, a través del Banco Central, adoptó medidas para que las empresas incrementen la financiación de importaciones de bienes de capital, intermedios y suntuarios, tal como había adelantado BAE Negocios.

Las medidas extienden el sistema de financiación de importaciones bajo Licencia No Automática y a la importación de servicios y tendrán vigencia por un trimestre, para dar tiempo a la normalización del comercio exterior, precisó la entidad monetaria en un comunicado.

En este marco, las pequeñas y medianas empresas quedarán exceptuadas de las exigencias vigentes de financiar sus importaciones por un incremento de 15% respecto al año anterior, con un límite de hasta un millón de dólares.

El objetivo de las medidas anunciadas es que puedan redireccionarse USD1000 millones mensuales para cubrir la demanda de energía, mientras que la meta de máxima radica en que las importaciones no superen los 6000 millones por mes, “un objetivo complejo pero no imposible”, resumen en el Central.