Abril continuó siendo un mes de disciplina fiscal, con un ajuste real importante sobre las partidas de jubilaciones, salarios de estatales, prestaciones sociales en general y transferencias a las provincias. Aunque el gran protagonista, por su ausencia, sigue siendo el IFE. En la otra vereda, en cambio, el gasto en obra pública siguió creciendo con fuerza. Con todo, el déficit primario de abril fue de 0,2% del PBI, es decir 55.270 millones de pesos para la Administración Pública Nacional (APN), un número relativamente menor para tiempos pandémicos y que implica una fuerte caída respecto al mismo mes del 2020.

Los números fueron publicados por la Oficina de Presupuesto del Congreso (OPC) y corresponden a las cuentas devengadas de la APN. El jueves 20 de mayo la Secretaría de Hacienda va a publicar su dato oficial del base caja del Sector Público No Financiero (SPNF). Si bien ambas cifras no tienen por qué coincidir, ya que se trata de cuentas distintas, la visión de la dinámica de los números de la OPC suele dejar entrever algo de lo que sucedió en el resultado fiscal de Hacienda.

Se siguen destacando los ajustes en jubilaciones y salarios de estatales. Aunque el gran número del recorte lo muestra el fin del IFE. El informe de la OPC destacó: “Se observa que si bien existe un constante crecimiento del gasto asociado a las medidas implementadas durante el año en curso (aumento 50% Tarjeta Alimentar en febrero, $15.000 a AUH AMBA, REPRO II a sectores afectados), el nivel de ejecución en abril de 2021 totalizó $53.503 millones, resultando 61,7% inferior en términos reales al registrado en igual mes del 2020 ($95.591 millones); fundamentalmente debido a la eliminación del Ingreso Familiar de Emergencia ( IFE)”.

En cuanto a las jubilaciones, que vienen ajustando en forma sostenida durante 2021, más allá de que la nueva fórmula tiene la virtud moderar las abultadas caídas que hubiese generado la anterior, señaló: “Las transferencias en jubilaciones y pensiones presentaron una caída real 13,4% anual, explicada mayoritariamente por la brecha entre la actualización de los haberes ajustados según la nueva fórmula de movilidad y la tasa de inflación. Además, el complemento de $1.500 otorgado para contrarrestar la disminución en el poder adquisitivo de los jubilados de más bajos ingresos se ubicó por debajo del bono extraordinario otorgado en abril de 2020, que fue de $3.000”. Es decir, la nueva fórmula ajusta menos que la de Cambiemos, pero ajusta.

En cuanto a los salarios de estatales, la contracción real respecto al mismo mes del año pasado, fue de 12,9%. Siguen protagonizando un fuerte recorte en los gastos de funcionamiento, con paritarias que no alcanzan a igualar ni acercarse a la inflación, con un importante impacto para la economía en términos de consumo. En esa cuenta también aparecen las compras del estado, que crecieron 5,4% real, de la mano las vacunas anti Covid-19.

En cambio, el gasto en obra pública, con el que el Gobierno busca traccionar a la economía, continúa creciendo con vigor. La suba fue de 65,7% real interanual. Si se compara con abril del 2019, sigue observándose una mejora real de 101,8%, ya que en aquel entonces se habían gastado 11.898 millones de pesos y ahora 51.524 millones.

Una clave en la mejora del déficit fiscal fueron los ingresos tributarios, que se habían desplomado en abril del 2020 y se recuperaron con fuerza en el 2021. Crecieron 44,9% real e hicieron la gran diferencia.

El déficit primario de 55.000 millones de pesos implicó una contracción nominal grande frente al rojo de 260.000 millones que publicó la OPC para abril del 2020, sin contrar las transferencias del BCRA al Tesoro, que batieron el récord durante ese mes. Según el base caje del SPNF, publicado por Hacienda, el déficit primario había sido de 230.000 millones ese mes.

La comparación con el 2019 de fuerte ajuste fiscal en el marco del programa con el FMI, en cambio, es contra un mes de superávit, que para las cuentas de la OPC fue de 36.000 millones de pesos y para Hacienda de 500 millones. En cambio, en lo que sí se observa una reducción en términos reales es en el déficit total, incluyendo los intereses. Para la OPC, el rojo fiscal fue de 98.962 millones en abril del 2021, 0,3% del PBI, y había sido de 76.630 millones en el mismo mes del 2019. En términos reales implica una reducción de 40% real, si se toma en cuenta que en el medio hubo una inflación de 112,9%.

Más notas de

Mariano Cuparo Ortiz

El mercado proyecta que la economía crecerá más que con Cambiemos

El mercado proyecta que la economía crecerá más que con Cambiemos

El empleo registrado ya superó el nivel prepandemia traccionado por monotributistas

El empleo registrado ya superó el nivel prepandemia traccionado por monotributistas

Caen los plazos fijos en pesos y suman presión al dólar

Caen los plazos fijos en pesos y suman presión al dólar

El IVA dio señales positivas sobre el consumo

El IVA dio señales positivas sobre el consumo

Los pagos al FMI y unas reservas que no llegan al otoño

Los pagos al FMI y unas reservas que no llegan al otoño

La actividad alcanzó su quinto mes consecutivo de recuperación

La actividad alcanzó su quinto mes consecutivo de recuperación

El tope a importaciones devolvió el superávit de cuenta corriente

El tope a importaciones devolvió el superávit de cuenta corriente

En lo que va de noviembre, el Tesoro logró financiarse con más deuda que emisión

En lo que va de noviembre, el Tesoro logró financiarse con más deuda que emisión

Ajuste: el gasto en jubilaciones cae 6,4% real en 2021

Ajuste: el gasto en jubilaciones cae 6,4% real en 2021

Los controles afectaron a las importaciones de consumo

Los controles afectaron a las importaciones de consumo