YPF no comprará crudo a terceros "muy posiblemente hasta fin de año", según aseguró su presidente, Guillermo Nielsen, quien destacó que la decisión del Gobierno nacional de fijar un "barril criollo" a USD45 sólo tendrá efectos sobre el pago de regalías que realiza la petrolera.

"No vamos a comprar crudo a terceros muy posiblemente hasta fin de año", sostuvo Nielsen durante su participación en un foro del Institute of the Americas este martes, tal como lo informó el diario Río Negro.

Esta decisión se debe, por un lado, a la caída de la demanda de petróleo por la cuarentena, afirmó el economista, pero en especial a la situación financiera de YPF: durante el próximo año debe afrontar el pago de 2.200 millones de dólares en obligaciones negociables y a los menores márgenes que tiene la operadora en el segmento de refinación.

Nielsen remarcó que "no se puede generar demanda por decreto" luego de que se mencionara que YPF cuenta con 7,2 millones de barriles propios acopiados y, además, tiene cerca de 70 pozos sin conectar.

"Si comprás crudo a terceros tenés que pagarlo a 45 dólares el barril y es un cambio importante, pero nosotros tenemos más petróleo acopiado que el que vendemos y por eso YPF no va a comprar petróleo a terceros muy posiblemente hasta fin de año", confirmó Nielsen al exponer en la XXIX Conferencia de La Jolla del Institute of the Americas, de la cual participó Energía On.

"Se dice que el margen de refinación es de 10 dólares pero en YPF necesitamos un margen de refinación más alto porque tenemos que hacer frente a nuestras deudas. Nuestros competidores tienen mejores márgenes", explicó.

Nielsen subrayó que YPF no sabe "qué nivel de demanda habrá" dentro del panorama de cuarentena obligatoria, por la cual se vio muy reducida la movilidad y el uso de vehículos y máquinas que usen combustible.

Sin embargo, destacó que Chevron y Petronas, dos de los socios de la compañía, no retirarán sus torres de perforación, lo cual permitirá sumar pozos. "Si es necesario, esa será la reserva porque tenemos más de 15 pozos listos para fracturar", apuntó.

"Si bien YPF es una empresa de mayoría estatal, somos una empresa privada y no somos formadores de las leyes sino que tomamos y aplicamos las leyes que dicta el gobierno", aclaró.