El directorio de YPF aprobó una serie de mejoras en la oferta de canje de deuda de acuerdo a los pedidos que habían realizado los grupos de acreedores internacionales con los que negocia la reestructuración de títulos en dólares por más de USD6.200 millones. Además, luego de conseguir un escaso aval de los bonistas con la propuesta anterior, extendió el vencimiento del plazo de aceptación hasta el 5 de febrero.

Según supo BAE Negocios de fuentes de la compañía, la petrolera de mayoría estatal modificó la estructura de garantías del bono a 2026 respaldado con exportaciones, subió al 9% la tasa de interés y adelantó la amortización de dos de los nuevos títulos. La nueva oferta ya fue presentada ante la Comisión de Valores de Estados Unidos (SEC por su sigla en inglés).

Este lunes YPF había intentado avanzar con la propuesta previa pero en distintos intentos de asambleas no logró reunir a los acreedores para avanzar en la negociación. Los dos grupos de bonistas con los que negocia la firma son conocidos del Gobierno ya que conformaron los comités de la reestructuración liderada por Martín Guzmán en 2020: uno de ellos está integrado por grandes fondos como BlackRock, Fidelity y Ashmore, y el otro es liderado por Oaktree.

Según fuentes de la empresa, los acreedores no se presentaron a la asamblea porque sabían que se presentaría la nueva propuesta a la brevedad.

Adicionalmente se informó la fecha para la asamblea de tenedores de bonos, en segunda convocatoria, a llevarse a cabo el día 11 de febrero.

También, la compañía decidió presentar los lineamientos del plan de inversiones 2021 aprobados por el directorio de la empresa teniendo en cuenta que uno de los objetivos de esta refinanciación de la deuda es destinar fondos para aumentar las inversiones que permitan revertir el declino de la producción de gas y petróleo de los últimos años.
En función de la disponibilidad de caja, se prevé un crecimiento de las inversiones para este año del 73% con relación al 2020.

Las inversiones en el Upstream crecerían más de 90%, lo que permitiría estabilizar, y tendencialmente incrementar, la producción de gas y petróleo a pesar de los declinos propios de los yacimientos que opera la compañía.

 

¿Cuáles son los cambios en la oferta de canje de YPF?

En primer lugar, se extiendió el vencimiento final de la oferta al 5 de febrero. Según aclararon las fuentes de la petrolera las nuevas condiciones serán válidas tanto para los acreedores que ya ingresaron sus bonos al canje como para todos aquellos que deseen hacerlo hasta la fecha de vencimiento final.

"Las modificaciones principalmente buscan fortalecer la estructura de garantías del bono respaldado con flujo de exportaciones con vencimiento en 2026 y atender la preocupación de los inversores sobre la inexistencia de flujos durante los próximos dos años", señalaron desde YPF.

Respecto de las garantías del bono 2026 la firma incorporó una prenda en primer grado sobre acciones de su subsidiaria YPF Luz, una de las mayores desarrolladoras y operadoras de plantas de generación de energía eléctrica renovable y térmica del país.

Para los años en que no había flujos, YPF añadió el pago de cupones en los tres nuevos bonos a tasas del 4% para el título a 2026, 2,5% para el 2029 y 1,5% para el 2033.

Adicionalmente, para incrementar el valor presente de la propuesta de canje, la compañía subió la tasa de interés de los nuevos bonos 2026 y 2029 del 8,5% al 9%, que será aplicable desde enero de 2023.

Además, adelantó las estructuras de amortización de los nuevos bonos 2026 y 2029 para acortar la vida promedio.

Estos cambios se suman a la modificación -incorporada el 14 de enero- de las características de las mayorías necesarias para las condiciones no económicas de los bonos viejos a reestructurar, pasando a requerir mayoría absoluta de tenedores de cada serie. Se trata de un mecanismo conocido como "voto negativo" ya que quienes no se pronuncien pasan a ser considerados como rechazos.

 

La difícil situación de YPF

YPF abrió su proceso de reestructuración de deuda externa hace unas dos semanas, en medio de serias dificultades económicas y financieras generadas por el endeudamiento en dólares impulsado por la administración anterior, el desplome de las ventas producto de la coronacrisis y el declino de la producción de hidrocarburos, entre otros factores.

En ese marco, la semana pasada el presidente de la compañía, Guillermo Nielsen, confirmó que dejará su cargo. Si bien no lo expresó él mismo ni ninguna autoridad del Gobierno, el exsecretario de Finanzas de Roverto Lavagna pasaría a ser embajador en Arabia Saudita. Con todo, Nielsen permanecerá en la compañía hasta que concluya el proceso de renegociación de la deuda que encabeza.

Con la mira puesta en la reconstrucción de YPF, el principal candidato para reemplazar a Nielsen es el diputado santacruceño Pablo González, un hombre cercano al kirchnerismo.

Existe cierta urgencia de parte de la empresa por cerrar la renegociación. Es que entre los títulos elegibles a reestructurar hay uno que vence en marzo próximo, cuyo remanente a pagar es de USD413 millones, un número muy elevado para la actual situación de la empresa. Ese papel ya fue refinanciado durante 2020 con una adhesión del 60%.

Los otros bonos elegibles son los que expiran en 2024 (por USD1.522 millones), 2025 (USD543 millones), 2025 (USD1.500 millones), 2027 (USD1.000 millones), 2029 (USD500 millones) y 2047 (USD750 millones).