La cuarentena para enfrentar la pandemia de coronavirus no solo representa un desafío para la estructura económica sino también para las organizaciones no gubernamentales (ONG) que asisten a los sectores más vulnerables.

Así lo indicó hoy la economista Marta Bekerman, que es a la vez la presidenta de la asociación civil Avanzar, que otorga microcréditos en la zona sur de la Ciudad de Buenos Aires para asistir a los habitantes de los barrios más vulnerables del distrito, como Los Piletones.

Advirtió que la ONG atraviesa un escenario muy complicado por la pandemia de Covid-19 y alertó que las entidades que trabajan por los sectores más empobrecidos del distrito están "muy amenazadas" por esta crisis sanitaria. Avanzar -que brinda salida laboral a habitantes de barrios vulnerables- tiene 650 emprendedores, con créditos de alrededor de $15.000.

"El problema es que la mayoría de nuestros beneficiarios no tienen tarjeta. La organización está en una situación dramática porque llegamos a un punto en el cual no podemos cobrar las cuotas y tampoco se nos tuvo en cuenta para las medidas de emergencia", advirtió Bekerman.

Por su parte, la Fundación Sí, cuyo principal objetivo es promover la inclusión social de los sectores más vulnerables, se unió a la campaña #SeamosResponsables para evitar la circulación y el contacto físico entre las personas durante el período de aislamiento social, preventivo y obligatorio.

Por eso, no reciben donaciones en la sede de la ONG, ubicada en Ángel Carranza 1962 (CABA) hasta el 26 de abril próximo, o el tiempo que se extienda la medida.

"Con el objetivo de seguir asistiendo a quienes más lo necesitan, la Fundación está entregando alimentos y artículos de limpieza a los centros comunitarios y a las personas que se encuentran en estado de vulnerabilidad, siempre respetando las medidas de prevención", dijo la entidad.

Para hacer posible esta acción, se lanzó Súper Sí (www.fundacion.org.ar/super-si), una forma de colaborar comprando online un kit de mercadería que será entregado a los distintos comedores del país que continúan trabajando durante el aislamiento.

Los kits se adquieren a través de la web y están formados por diferentes productos claves para esta crisis.

La fundación tiene también a disposición una línea de contacto para atender a personas mayores de 60 años y grupos de riesgo que necesiten asistencia durante el aislamiento y no tengan familiares o personas que los acompañen en la Ciudad de Buenos Aires.

Un equipo de voluntarios autorizado para este fin asiste a estas personas con compras y trámites durante el período de aislamiento.