A pesar de la oposición de una importante porción de su personal, Google apuesta por un cerrar un contrato de alto nivel con el Departamento de Defensa de Estados Unidos para el desarrollo del programa de Capacidad en la Nube de Combate Conjunto (JWCC, por sus siglas en inglés). Thomas Kurian, director ejecutivo de Google Cloud, afirmó que su división estaría "orgullosa de trabajar con el Departamento de Defensa para ayudar a modernizar sus operaciones", algo que no cayó bien entre muchos empleados de la compañía. 

El enojo de los "googlers", como se conoce a los trabajadores de la Big Tech, viene de hace mucho, cuando Google participó en el Proyecto Maven, que consistía en el uso de Inteligencia Artificial en los drones del ejército. Los empleados se opusieron fuertemente a la iniciativa, a tal punto que elevaron una carta firmada por 4.000 personas, y muchos renunciaron para mostrar su disconformidad.  Google decidió finalmente no renovar el contrato.

Ahora, el CEO de los servicios de la nube compartió un evento con Sundar Pichai, máxima autoridad de Google, en donde ambos se mostraron a favor de JWCC, un programa que se presenta una nueva versión del programa JEDI, que responde a las siglas en inglés de esquema de Infraestructura de Defensa Empresarial Conjunta. Esa iniciativa motivó una oferta por parte de Google para ganar el contrato de unos 10.000 millones de dólares, aunque posteriormente la empresa decidió retirarse ante la polémica que generó el Proyecto Maven.

El Proyecto Maven causó polémica entre los empleados de Google

¿En qué se diferencian JEDI de JWCC? El nuevo proyecto consiste en un contrato fragmentado, que permitirá que muchas tecnológicas participen con el Pentágono, que es el mayor empleador del mundo con tres millones de contratados. Google no quiere quedarse fuera de la oportunidad, que promete ingresarle varios miles de millones, pese a saber que es una nueva versión del programa por el que decidió no ofertar por motivos de ética en IA. De hecho, JEDI fue cancelado a principios de este año después de una disputa legal entre Microsoft —el ganador del contrato— y Amazon —que presentó una importante queja, como las que suele hacer Jeff Bezos—.

Google se prepara para una nueva guerra con sus empleados

"No vamos a modernizar la guerra", expresó en Twitter el sindicato de empleados de Google, que cuenta con más de 800 afiliados. En otro tuit agregó: "Solo un recordatorio que no vamos a construir los juguetes del Departamento de Defensa. No importa lo mucho que los ejecutivos de Google se esfuercen en decir "bueno, en realidad ..." a los trabajadores. Trabajar con el Departamento de Defensa en cualquier área no está alineado con los principios establecidos por Google. No los construiremos". 

“Entendemos que no todos los Googleers estarán de acuerdo con esta decisión. Pero creemos que Google Cloud debe buscar servir al gobierno donde sea capaz de hacerlo y donde el trabajo cumpla con los principios de Google y los valores de nuestra empresa”, defendió el nuevo contrato Kurian. 

Según informó CNBC, los altos mandos de Google respondieron a una pregunta de un empleado, que cuestionaba por qué Google estaba persiguiendo al JWCC cuando se había retirado de su oferta al JEDI por motivos de ética en IA. "Habrá muchas áreas en las que las capacidades de nuestros productos y nuestra experiencia en ingeniería pueden aplicarse sin entrar en conflicto con los principios de inteligencia artificial de Google", respondió Kurian. 

Los principios de inteligencia artificial de la Big Tech se elaboraron después de la polémica por el Proyecto Maven, e incluyen el no trabajar en armas o tecnologías que causen daño. Kurian escribió en su blog que están "fuertemente comprometidos a trabajar con el gobierno de una manera que sea consistente con nuestros principios de IA".

Los empleados, sin embargo, están indignados con este nuevo proyecto, y ya hicieron múltiples quejas, memes, posteos y mensajes en los foros internos de la compañía. Hasta llegaron a comparar a Pichai con la nueva Meta de Mark Zuckerberg, bromeando con que el CEO de Google renombraría "Pentágono" a la compañía. 

Un contrato de polémicas y dinero

Pichai y Kurian están abordando un tema delicado para Google, ya que la compañía intenta reforzar su división de computación en la nube con acuerdos de alto perfil y al mismo tiempo aplacar a una base de empleados cada vez más ruidosa y políticamente cargada. Si bien los cofundadores de Google, Sergey Brin y Larry Page, siguen siendo importantes accionistas de la empresa matriz Alphabet, se retiraron de sus puestos ejecutivos en 2019, lo que generó un cambio cultural dramático para una empresa que alguna vez fue conocida por su idealismo.

¿Qué es lo que genera la polémica? Un documento del Pentágono afirma que cualquiera que desee ganar el contrato tendrá que "permitir el acceso a datos cruciales de guerra" con una variedad de niveles de clasificación (incluidos los datos secretos y de alto secreto). Además, el programa requiere que los solicitantes puedan "proporcionar servicios avanzados de análisis de datos que permitan de forma segura la toma de decisiones oportunas y basadas en datos a nivel táctico". Aceptarlo es también mostrarse conforme con todas estas acciones, que apuntan a mejorar las tácticas de guerra estadounidenses.

Thomas Kurian defendió el proyecto

Para Kurian, el JWCC es “esencial para el éxito del Departamento y del gobierno en la reducción de costos, el impulso de la innovación, el aumento de la productividad y la mejora de la ciberseguridad”. El CEO de Google Cloud consideró que el Departamento de Defensa debería solicitar asistencia de numerosos proveedores, incluido Google Cloud.

Kurian subrayó ese punto en la reunión y les dijo a los empleados que varios proveedores participarán en el trato, lo que potencialmente le dará a cada uno la opción de elegir dónde quiere enfocarse. “Eso significa que ningún proveedor tiene que hacer todo el trabajo contemplado en el marco”, deslizó.

Google todavía no presentó una oferta, ya que no conoce todos los detalles y el gobierno estadounidense ni siquiera envió la solicitud de propuesta. Sin embargo, evitó referirse a un artículo del New York Times, que aseguraba que la unidad en la nube de Google ya convirtió el trabajo en una prioridad y lo declaró un “Código amarillo”, que permite a la empresa atraer ingenieros al proyecto militar.