Un largo plano secuencia con títulos exactamente iguales a los de una película, siguiendo a Regina King -con un Oscar en la mano- moviéndose por la Union Station hasta un patio lleno de mesas con lámparas a la manera de los Globos de Oro. Así empieza la entrega 93 de los Premios de la Academia. "Hemos perdido a muchos", dice Regina King. Y lo primero fue un discurso sobre Minneapolis. "Nuestro amor por el cine nos permitió seguir adelante". Es lo que iba a hacer.

"Esto es como un set de cine, se hicieron pruebas, están todos vacunados: cuando estamos en pantalla estamos sin mascarilla; cuando vamos a un corte, tenemos cubrebocas. Así lo hacemos", dijo King para explicar que, bueno, podamos ver la cara de las estrellas, probablemente lo más interesante de esta clase de eventos. Y se habla de los guionistas, los primeros en ser premiados. El primer Oscar de la noche fue para Emerald Fennel por Hermosa venganza. Actriz, directora y escritora de este thriller de venganza femenina con humor (negro) se lleva el premio por su opera prima. Agradeció y, raramente -algo que no hizo King- no subrayó el hecho de ser mujer.

 
Inmediatamente se entregó el premio al mejor guión adaptado. Luego de mostrar y contar la vida de cada uno de los nominados, el premio fue -sorpresa- para Florian Zeller, el dramaturgo creador de la obra El Padre, que adaptó, junto con el veterano Christopher Hampton, su propio texto teatral (que en la Argentina hizo en teatro Pepe Soriano; aquí es Anthony Hopkins). Sorpresa: todos creíamos que se lo llevaba Chloé Zhao por Nomadland.
 

Laura Dern, con un vestido espectacular en negro y falda blanca con plumas, presentó todas las películas nominadas a lo que hoy se llama "Mejor film internacional" (dado que todo es coproducción hoy día, resulta una denominación rarísima, pero bueno, así son las cosas en Hollywood). Y la película ganadora fue para Another Round, grandísima película de Thomas Vinterberg protagonizada por un genial Madds Mikkelsen (y por lejos, mejor que la mayoría de las nominadas estadounidenses, créalo el lector).

Inmediatamente, después de que Vinterberg recordara el fallecimiento de su hija en pleno rodaje (algo tristísimo, el primer momento de emotividad no fingida de la noche) vino el premio a los actores de reparto, en el que Laura Dern agradecó a todos los que hicieron a un personaje real o con problemas sociales, esas cosas que tanto gustan a la Academia. Se habló de racismo y de inclusión, y por supuesto que no se habló de cine. Finalmente, el premio (que casi fue para el mejor militante) fue para Daniel Kaluuya por Judas y el Mesías Negro. Cantadísimo: imitación cumplida de un militante de la vida real. 

 
 
El premio siguiente fue para Mejor maquillaje y peinado (por primera vez unificados ambos equipos, algo más o menos lógico). Y la película ganadora fue La madre del blues, la producción de Netflix adaptada (de manera bastante evidente, desgraciadamente) de una obra teatral, que transcurre en los años 30 (aunque no sucede más que en dos habitaciones). Hubo por primera vez un discurso de agradecimiento a los ancestros negros, y muchísimos aplausos en ese caso. También se llevó el premio al Mejor Vestuario, a cargo de la veteranísima -y ya premiada- Ann Roth.
 
 
El premio siguiente -tras el humanitario- lo presentó Bong Jon-hoo, el creador y multiganador de 2020 por Parasite, que hizo historia. Lo presentó en coreano -con traductora- y fue el del Mejor director. Luego de que los cinco realizadores respondieran su respuesta a la pregunta sobre "qué es dirigir", con respuestas bastante a reglamento, el premio fue finalmente para Chloé Zhao por Nomadland, la más que previsible triunfadora. Segunda mujer (después de Kathryn Bigelow en 2010) en ganar el galardón. Y solo la séptima nominada en la historia.
 
 
 
El premio para Mejor sonido fue presentado por el protagonista de uno de los filmes nominados en la categoría. Y lo ganó esa película: fue Riz Ahmed el que dijo que había ganado The Sound of Metal, bastante previsible dado que es la historia de un baterista que se va volviendo sordo. 
 
 
Ahmed también presentó el premio al Mejor Cortometraje de acción en vivo (ficción). El triunfador fue para Two Distant Strangers, un corto sobre la violencia policial de Travon Free y Martin Desmond Roe. El discurso fue sobre eso mismo, y sobre cómo la policía mata, mayoritariamente, negros. Después, claro, vino el agradecimiento a Netflix, gran fuerza en estos tiempos del quedarse en casa mundial.
 
 
El Mejor corto animado, premio presentado por Reese Whitherspoon (experta en voz para animación, aunque pocos lo recuerdan) fue para Si algo me pasa, los quiero, sobre un matrimonio que pierde un hijo. Es decir, una película "aleccionadora", lejos de la belleza tierna de Burrow, el corto en animación tradicional realizado por Pixar. Otro premio para Netflix, de paso, aunque sigue lejos de los galardones grandes.
 
 
Mientras, el Mejor largo animado también presentado por Whitherspoon, fue previsiblemente la producción de Disney y Pixar Soul, incluso si había por lo menos dos o tres títulos mejores (pobre Shaun The Sheep, pobre Unidos, pobre la genial y bellísima Wolfwalkers). Pero fue la única de las cinco que arrancó aplausos calurosos. Un síntoma de que aleccionar es la última onda en Hollywood (bueno, siempre fue, nada de que asombrarse).
 
 
El Mejor corto documental fue Colette, una historia sobre la Resistencia Francesa y los campos de concentración durante la Segunda Guerra Mundial. Una gran historia de supervivencia. Mientras que el Mejor largo documental fue My Octopuss Teacher, la relación entre un hombre y un pulpo que forma parte de la grilla de Netflix. Algo bastante demasiado sumamente trivial. Pero casi nadie se fija en estas categorías, así que tampoco es problema. Tanto Crip Camp como la chilena El Agente Topo eran muchísimo mejores pero, se sabe, este no es un premio cinematográfico, sino industrial.
 
 
 

Por fin, aunque la película es bastante menos de lo mismo, algo parecido al cine se llevó un premio. Fue Tenet, el thriller con tiempo que viene y que va, dirigido por Christopher Nolan, que se quedó con el premio a Mejores Efectos Especiales.

 

Mejor Actriz de reparto es el premio importante. Lo llevó la estrella de la TV coreana Youn Yuh-jung de 73 años por Minari. Es la primera asiática que se lleva un premio importante de actuación en los Oscar, lo que resulta histórico. De paso, Glenn Close se quedó por octava vez sin premio, un récord absoluto, empatado con Peter O'Toole.

Llegó el premio al Mejor diseño de producción, que es una especialidad complejísima que excede el decorado: es también cómo armar el aparato para poner las cámaras. Ese premio fue para Mank, el primero que logró la película de Fincher en la noche, a pesar de ser la película más nominada. Hasta aquí, parecía la nominada para peder, aunque seguramente este premio no es más que un pequeño consuelo.

 

Siempre es necesario traducir que "Cinematografía" en los Oscar es en realidad Fotografía, o algo más, el trabajo de cámaras, que es una especialidad técnica compleja. Para continuar con los consuelos, el premio también fue para Mank. Y aquí es importante señalar que cuando hoy se hace una película en blanco y negro suele tener una ventaja en los Oscar. Atavismos estéticos, quizás, o porque "se ve" prestigioso.

En otro momento de puro cine, apareció Harrison Ford. Se rió de unas notas durante el rodaje de Blade Runner. Causó gracia -sí, está grande, pero está digno- e introdujo así el premio al Mejor Montaje. Que se llevó Sound of Metal, más que merecido por el muy cuidado trabajo, casi invisible en las costuras, que crea poco a poco la emoción que transmiten los personajes. Hubo, esto es lo más importante, agradecimientos a Amazon, plataforma que aloja la película.

Llegó el Premio Humanitario Jean Hersholt, recibido por el actor, director, productor y filántropo Tyler Perry, alguien muy poco conocido en la Argentina aunque es un realizador extraordinariamente prolífico y exitoso. Contó la anécdota de de ayuda a una persona de la calle. Se refirió a la pobreza en Alabama, a su madre ayudando a niños y a la lucha por los derechos civiles. Eso sí: habló del odio, de que algo está mal con las redes sociales. "Me niego a odiar", fue su mensaje. No, de cine no habló, pero después de todo no es un premio cinematográfico.

Zendaya fue a encargada de entregar el premiona la Mejor Música. Se lo llevaron Trent Reznor, Atticus Ross y Jon Batiste por Soul, totalmente previsible. Los dos Nine Inch Nails, de paso, se "ganaron a sí mismos" porque estaban nominados también por Mank -son los habituales colaboradores de David Fincher desde Pecados Capitales y se llevaron el primer Oscar por La red social. 

Llegó el momento de Mejor Canción. Solo una tenía que ver con un filme sobre la música ("Husavik", de Fire Saga, la genial comedia con Will Ferrell en Netflix). La ganadora, finalmente, fue H.E.R. por "Fight for You", la canción de Judas y el Mesías Negro. Hubo discurso sobre lucha por derechos, porque, bueno, después de todo, la película es sobre los Panteras Negras. De paso, la también nominada Diane Warren (por "Seen", de La vida ante sí, interpretada por Laura Pausini) perdió por décimo segunda vez, el récord total de persona nominada no ganadora.

 

Ya que estamos, un juego de "adivinar la canción" y saber si estaba nominada o ganadora al Oscar o no, terminó con Glenn Close bailando ante cámara en el único momento de vida, distención, gracia, glamour y alegría de más de dos horas de emisión hasta entonces. Curiosamente, el In Memoriam, con enorme cantidad de nombres gigantescos (desde Sean Connery hasta Ennio Morricone y culminando en Chadwick Boseman), con Stevie Wonder cantando detrás el clásico "As", fue de lo más feliz de la ceremonia. Celebrar que hayan existido en lugar de lamentar la pérdida, la única idea que valió la pena hasta ahora.

Y entonces, antes de lo normal, no al final, apareció el premio a Mejor Película, presentado por Rita Moreno, gran bailarina y ganadora en 1965 por West Side Story. Fue largo: se vio casi un minuto de cada una de las ocho nominadas. La ganadora, hiper previsible, fue Nomadland. La productora y protagonista Frances McDormand pidió que se vea la película en pantalla grande: ante el enorme peso de las plataformas hoy, esa es la más fuerte de las declaraciones políticas de la noche: cine en el cine.

Una muy delgada Renée Zellewegger le dio el premio de Mejor Actriz a Frances McDormand, claro, por Nomadland. En realidad no era la favorita -lo era Andra Day por The United States vs. Billie Holliday, que se había llevado el Globo de Oro-, pero logró finalmente su tercer Oscar en su carrera. "Me gusta trabajar", fue casi todo su discurso.

Y finalmente Joaquin Phoenix entregó el premio al Mejor Actor. Que fue una enormísima sorpresa: Anthony Hopkins por El Padre le ganó el premio que parecía totalmente seguro para el desaparecido Chadwick Boseman. De hecho, entregar primero Mejor Película y dejar Mejor Actor para cerrar era un diseño perfecto para que se celebrara a Boseman. Pero la democracia y el voto secreto terminaron imponiéndose a la previsibilidad de la corrección política. Ahora vendrán los análisis de una ceremonia con menos cine que política, bonhomía y compromiso no necesariamente estético.

Oscar 2021 : todos los ganadores

Mejor Guión Original: Emerald Fennell por Hermosa Venganza

Mejor Guión Adaptado: Florian Zeller y Christopher Hampton por El Padre

Mejor Película Internacional: Another Round, de Thomas Vinterberg (Dinamarca)

Mejor Actor de Reparto: Daniel Kaluuya, por Judas y el Mesías Negro.

Mejor Maquillaje y Peinado: La reina del blues

Mejor Vestuario: La reina del blues

Mejor Dirección: Chloé Zhao por Nomadland

Mejor Sonido: Sound of Metal

Mejor Corto de Acción en vivo: Two Distant Strangers

Mejor Corto Animado: Si algo nos pasa, los quiero

Mejor Largo Animado: Soul

Mejor Corto Documental: Colette

Mejor Largo Documental: Mi maestro el pulpo

Mejores Efectos Especiales: Tenet

Mejor Diseño de Producción: Mank

Mejor Fotografía: Mank

Mejor Montaje: Sound of Metal

Mejor Música: Soul

Mejor Película: Nomadland

Mejor Actriz: Frances McDormand (Nomadland)

Mejor Actor: Anthony Hopkins (El Padre)

Más notas de

Leonardo Desposito

Joyas para disfrutar en la grilla de HBO Go

El Guardaespaldas, una película que mejora con el tiempo

Star Wars: Disney le puso fecha a series y películas nuevas del universo jedi

El universo Star Wars se expande en cine y plataformas

Tres grandes películas para ver con chicos en casa

Meteoro, para ver con chicos (y volver a ser chicos por un rato)

El animé japonés se vuelve éxito en los EEUU

Demon Slayer-El tren infinito, éxito global en las taquillas

Rarezas del cine argentino para disfrutar gratis

Fuga de la Patagonia, un western a la argentina

Pequeña historia de los cuerpos en el cine XXX

Una chica en el manga: modelo del nuevo cuerpo en el cine erótico

Spotify sigue creciendo en usuarios en el comienzo de 2021

Spotify sigue creciendo en usuarios en el comienzo de 2021

Qué ver en las plataformas de "cine gourmet"

Los paraguas de Cherburgo

Oscar 2021: la audiencia más baja de la historia de los premios

Central Station, la casa temporaria de los Oscar

Netflix fue el estudio que ganó más Oscar en la entrega 2021

Mank, la carta (a medias) ganadora de Netflix