En una nómina de los premios Oscar sin presencia nacional, los argentinos Pablo Helman, Leandro Estebecorena y Nelson Sepúlveda, responsables de efectos visuales y del rejuvenicimiento digital de los protagonistas de El irlandés, de Martin Scorsese, van por una estatuilla.

En el caso de Helman, responsable de la supervisión de los impactantes efectos visuales del filme producido por Netflix que aspira a otros nueve lauros de la Academia de Hollywood, ya tuvo otras dos nominaciones por sus trabajos en Episodio II de Star Wars y La guerra de los mundos.

La puja por el Oscar en efectos visuales enfrentará a los argentinos que trabajaron para el autor de Taxi driver, Toro salvaje y Casino, entre más, con los responsables de esas áreas en los filmes 1917, Avengers: Endgame, El rey león y Star Wars: El ascenso de Skywalker.

Los efectos visuales estuvieron a cargo de la empresa Industrial Light & Magic en sociedad con Helman, que manipularon la edad de los protagonistas, todos mayores de 70 años, de manera digital.

En la promoción de la película, tanto Al Pacino como Robert De Niro agradecieron la poca injerencia del equipo en el rodaje: "Usaron unos botones discretos para las referencias digitales, nada de trajes de captura de movimiento".

Entre los efectos más desafiantes, los creadores se encontraron con la necesidad de que De Niro pudiera aparecer en pantalla tanto como un joven de 24 años como un adulto de 80.

La edad de los protagonistas también fue un desafío para la dirección de actores. Así lo contó Pacino a IndieWire: "Estaba interpretando a Jimmy Hoffa a la edad de 39, lo están haciendo en una computadora (...) pasamos por todas esas pruebas y esas cosas (...) alguien se me acercaba y me decía: 'Tienes 39'. Recuerdas algo de cuando tenías 39 y tu cuerpo trata de aclimatarse a eso y pensar de esa forma".