Acreedores de YPF liderados por Blackrock bloquearon las siete asambleas pautadas para hoy para tratar la reestructuración de su deuda con el mercado por más de USD6.000 millones.

YPF tenía previsto este lunes la realización de siete asambleas -una por cada título emitido que busca canjear-, donde discutiría con sus acreedores la reestructuración, pero comunicó a la Bolsa de Comercio de Buenos Aires que no pudo concretarlas.

"Debido a la falta de quórum necesario para sesionar, no fue posible abrir el acto en primera convocatoria y celebrar la misma", comunicó la compañía.

Las audiencias fracasaron pese a que YPF mejoró algunos términos legales, para que los acreedores participaran, pero rechazaron las mejoras. La firma subió el piso de adhesión del 30% al 50%, porcentaje acorde a los estándares internacionales.

Los fondos y bancos que tienen deuda de YPF rechazaron esta primera oferta de renegociación de la compañía, que ahora negocia una segunda instancia.

De todos modos, fuentes de la empresa aseguraron que se trata de un proceso de rutina dentro de una renegociación de este tipo y que, aunque no hubo quórum, el proceso seguirá adelante en el marco del diálogo con los inversores.

En medio de las negociaciones, BlackRock, uno de los fondos más grandes del mundo formó un comité de acreedores, en rechazo a la operación que tiene en vilo a todo el Ejecutivo nacional.

El Grupo Ad Hoc de Bonistas de  YPF está compuesto por 13 inversores institucionales, que se oponen a las condiciones ofrecidas en la reestructuración. Son titulares de más del 25% del total de los Bonos en circulación, incluyendo aproximadamente 40% de los Bonos con vencimiento en 2021 y 2024 y más del 50% de los bonos con vencimiento en marzo 2025.  

El objetivo inmediato del grupo es "bloquear la oferta de canje para evitar una destrucción innecesaria e inaceptable del valor de los bonos". Con ese fin, el grupo está coordinado su actuación con el grupo de bonistas representados por Dechert LLP.