Los dólares financieros anotaron este miércoles su cuarta baja consecutiva. El contado con liqui (CCL) cayó 6,3% en la rueda y terminó a $152,30. Así, se ubicó casi $29 (16%) por debajo del pico de $181 del jueves pasado. Como resultado, la brecha con el tipo de cambio mayorista perforó el 100% por primera vez en tres semanas. El importante alivio llega luego de la megalicitación en la que Economía captó $254.671 millones, la reducción de casi $126.000 millones la asistencia del Banco Central al Tesoro en octubre y la asunción del ministro Martín Guzmán como máximo timonel de la política económica, que incluyó la marcha atrás en las restricciones impuestas al CCL en septiembre y señales de “prudencia” monetaria. También pesaron las intervenciones oficiales para fijarle un techo a la cotización.

En línea con el liqui -que se opera con títulos para sacar divisas del país-, el dólar MEP –que se realiza por completo en el mercado local- bajó 5,3% hasta los $144,85. En la plaza ilegal, en tanto, el dólar blue hoy cedió otros $3 y cerró a $178.

La ya elevada brecha cambiaria se disparó luego del 15 de septiembre, cuando el Banco Central anunció el supercepo que incluyó mayores restricciones al CCL. Pasó del 70,6% ese día al 131,9% el 22 de octubre. Tras el giro en el manejo de la política hacia los dólares que dispuso Guzmán, preocupado porque la expansión de ese spread magnificó las presiones devaluatorias, en las últimas cuatro el paralelo bajó de forma sostenida y la brecha cedió hasta el 94,5%, un nivel aún muy elevado.

Para Leandro Ziccarelli, jefe de research del ICB, en el alivio del dólar financiero se mezclaron tres factores: “Un poco de intervención oficial con venta de bonos, ahora más consistente y más esporádica; un poco de baja genuina estos últimos días; y, fundamentalmente, la prohibición a los grandes fondos a operar porque lo pararon con un llamado a las Alyc (Agentes de Liquidación y Compensación)”.

Si bien en la Comisión Nacional de Valores evitaron referirse a esas comunicaciones para limitar la operatoria a los fondos extranjeros, que habían entrado a hacer la bicicleta financiera durante el macrismo y quedaron atrapados en pesos por el cepo, en el mercado todos coinciden en que ocurrieron. A una parte de ellos, el Gobierno le dará salida con la subasta de bonos en dólares del 9 y 10 de noviembre por USD750 millones pero estos fondos poseen entre USD6.000 y USD8.000 millones, según distintas estimaciones del mercado y de algunos funcionarios.

“Ahora los grandes fondos están afuera y la operatoria se tranquilizó. La presión estructural era esa. Pero sí cayó bien en los mercados el hecho de que el Gobierno se defina una estrategia y por eso hay algo de baja genuina. Veníamos de varios meses de descoordinación. Finalmente mostraron las cartas y dijeron ‘es hasta acá, no va a superar $180’”, agregó Ziccarelli.

Además de revertir las restricciones al CCL impuestas por Miguel Pesce, Guzmán procuró atender la demanda del mercado de aflojar la emisión monetaria como forma de financiar el déficit fiscal derivado de la coronacrisis. La señal fue grande: con la megacolocación de deuda del martes, garantizó cerrar octubre con cancelación neta de parte de la asistencia brindada por el BCRA al Tesoro en concepto de adelantos transitorios. Además, negocia con bancos multilaterales mayor financiamiento para obra pública en 2021 que permita cubrir el 40% del rojo primario del año próximo con emisión, en lugar del 60% que prevé el Presupuesto.

Asimismo, adelantó que en el marco de la negociación con el Fondo Monetario Internacional (FMI), que el Ejecutivo busca cerrar lo antes posible, se anunciará un programa fiscal plurianual, que marcará un sendero gradual de recorte del déficit hasta alcanzar el equilibrio de las cuentas públicas. El primer indicio es el Presupuesto 2021, que prevé un rojo primario de 4,5% -3 puntos menor al esperado para 2020- y un ajuste del gasto social del 14%, fundamentalmente a raíz de la eliminación del IFE y del ATP. 

El analista financiero Christian Buteler planteó que el supercepo aceleró la brecha. “Hubo una muy fuerte escalada en los dólares financieros que provocó un overshooting (sobrerreacción). Eran precios de pánico, fuera de cualquier lógica. Ahora hubo medidas e intervenciones oficiales que buscaban ganar tiempo. Se va tranquilizando un poco el mercado. Todavía es muy pronto para saber cómo sigue esto pero que baje es positivo. Va a depender de las medidas que vaya tomando el Gobierno”, señaló.

Buteler consideró que las últimas medidas fueron en el sentido correcto porque tomaron nota de lo que el mercado pedía, aunque afirmó que son insuficientes: “El Gobierno debería ampliarlas para intentar bajar la brecha al menos al 50%, que igualmente es alta pero es más manejable. No debería haber parking (el período de tenencia mínima de los títulos para hacer CCL, que bajó de 15 a tres días la semana pasada). Se debería sacar el 35% porque casi no hay venta de dólar ahorro y distorsiona el mercado, le pone un piso a la brecha. También pueden tocar las tasas. Cuando hay un problema así, se tiene que atacar con todas las armas a la vez. Ir una a una no tiene sentido”.

"Igualmente veo un cambio. Guzmán no va a hablar de ajuste pero en realidad está haciéndolo, por ejemplo cuando los salarios públicos y las jubilaciones crecen por debajo de la inflación, los está licuando", añadió.

Por su parte, Ziccarelli sostuvo que hacia delante la clave pasará por cómo se afine la política para manejar a los no residentes que buscan dolarizarse a toda costa: “Aún no está resuelto el tema de los fondos. Imagino que tratarán en algún momento de darle salida gradualmente, todos los días un poquito. E ir metiéndoles a las subastas: hay una en noviembre, va a haber que hacer otra en diciembre, otra en enero. Con la subasta de noviembre, desarmás la bomba pero siguen teniendo mucha capacidad de intervenir. Entonces, hay que tener una estrategia de mediano plazo”.

Más notas de

Juan Strasnoy Peyre

Economía cierra noviembre con financiamiento neto positivo y despejó el 44% de los vencimientos de diciembre

Economía despejó el 44% de los vencimientos de diciembre

Guzmán ve un proceso de estabilización extenso y realiza un canje para empezar a cerrar el plan financiero 2020

Martín Guzmán, en el cierre de las Jornadas Monetarias y Bancarias 2020 del BCRA

Por la brecha, se desplomó 65% el superávit comercial y complica el frente cambiario

Por la brecha, se desplomó 65% el superávit comercial y complica el frente cambiario

Sangría de reservas: afloja el ritmo pero no se detiene

Telam, Buenos Aires, 15 de septiembre de 2020: El presidente del Banco Central, Miguel Pesce, anunció esta tarde que la compra de dólar ahorro tendrá a partir de mañana un recargo del 35% en concepto de retención del impuesto a las Ganancias y que las operaciones con tarjetas de crédito que se realicen en el exterior también serán computadas dentro del cupo de los 200 dólares mensuales.Foto: Raúl Ferrari/cf/Telam

Subasta de deuda en pesos: Guzmán juntó más de lo que buscaba y acumula financiamiento neto por $40.000 M en noviembre

Guzmán acumula financiamiento neto por $40.000 M en noviembre

El Banco Central liberó el cepo cambiario para empresas petroleras que inviertan en el Plan Gas

Telam, Buenos Aires, 15 de septiembre de 2020: El presidente del Banco Central, Miguel Pesce, anunció esta tarde que la compra de dólar ahorro tendrá a partir de mañana un recargo del 35% en concepto de retención del impuesto a las Ganancias y que las operaciones con tarjetas de crédito que se realicen en el exterior también serán computadas dentro del cupo de los 200 dólares mensuales.Foto: Raúl Ferrari/cf/Telam

Guzmán pone a prueba su estrategia: sale a colocar $180.000 millones de deuda en pesos

Guzmán pone a prueba su estrategia y coloca nueva deuda en pesos

El impuesto a las grandes fortunas ayudará al Gobierno a llevar el déficit fiscal de 2021 abajo del 4,5%

Martín Guzmán negocia con el FMI el sendero fiscal plurianual

Las empresas, a la Bolsa: el Gobierno lanzó un plan para fomentar el desarrollo del mercado local de acciones

El plan del Gobierno para que las empresas coticen en la Bolsa

Una carta que desnuda tensiones internas y fragilidades heredadas

Una carta que desnuda tensiones internas y fragilidades heredadas