El Gobierno analiza cómo "solucionar" un megavencimiento de 500 millones de dólares que la empresa estatal Agua y Saneamientos Argentinos (AySA) contrajo en 2018 en los mercados internacionales, durante la administración de Mauricio Macri, confiaron a BAE Negocios fuentes oficiales.

Las opciones que se barajan para la Obligación Negociable (ON) con vencimiento en febrero de 2023 son la recompra de los títulos por parte de la compañía, la absorción por parte del Tesoro de la deuda, el reperfilamiento o una reestructuración dura, aunque la primera y la última alternativas están prácticamente descartadas.

La titular de AySA, Malena Galmarini, planteó ante funcionarios nacionales la última semana la dificultad que la empresa estatal tendrá en febrero de 2023 para hacer frente al abultado vencimiento en dólares de un título emitido bajo legislación extranjera.

Fuentes que participaron del encuentro señalaron que Galmarini se reunió con Martín Guzmán en la sede del ministerio de Economía, con quien analizó las opciones de cara al pago que tiene fecha dentro de nueve meses, en un contexto de escasez de dólares.

"Esperamos la devolución del Ministerio de Economía para saber cómo seguimos adelante", indicaron fuentes de la empresa.

Fuentes de la compañía indicaron que también se descartaron acciones legales por la emisión.

"Escribimos varias veces la denuncia por esta deuda, pero la arquitectura financiera está bien redactada y optamos por no llevar adelante ninguna acción legal", indicó una fuente de la empresa.


Las opciones

La recompra de estas ON que cotizan muy por encima de la deuda soberana, significaría una enorme erogación para la compañía y la atomización de los tenedores también haría difícil la instrumentación.

"Una operación de recompra podría haber sido analizada meses atrás, cuando los bonos cotizaban en la zona de 50% de su paridad, pero hoy en día el precio subió y hace imposible una operación de ese tipo", indicaron fuentes de la compañía.

El bono de AySA, que cotiza en el mercado internacional bajo el ticker AGUSAN 6.625, opera a una paridad cercana al 60%, el doble que bonos soberanos reestructurados.

En cuanto a la reestructuración dura, no cuenta con el visto bueno de la dirección de AySA.

Los caminos más potables serían una absorción de la deuda por parte del Tesoro o un reperfilamiento de los vencimientos similar al que cerró de forma exitosa YPF, indicaron las fuentes.

Fuentes del mercado indicaron a BAE Negocios que el escenario más probable es un reperfilamiento voluntario de los vencimientos.

La emisión de 2018

Los fondos tomados por AySA fueron la primera emisión internacional de la compañía y recibió entonces 235 órdenes de compra de inversores por un total de 2.000 millones de dólares.

"Aunque el 90% de nuestro capital social es propiedad de la República Argentina, los bonos no gozan de ninguna garantía por parte de Argentina", rezaba el prospecto de la nota que AySA presentó a los inversores. 

El Gobierno había comunicado entonces que el destino principal era la realización de obras en el marco del Plan de Mejoras, Expansión y Mantenimiento de los Servicios de la empresa.

Tras la emisión, el entonces ministro del Interior, Rogelio Frigerio, dijo que el Gobierno estaba "muy satisfecho" por la colocación y dijo que el objetivo era que "todos los argentinos tengan acceso al agua potable y a cloacas".

Todo a gastos operativos

Sin embargo, fuentes de la compañía indicaron que los fondos fueron "consumidos" en los nueve meses posteriores de la emisión en gastos operativos y obras menores.

El título paga intereses el 1° de febrero y el 1° de agosto de cada año, bajo una tasa de interés de 6,625% anual.

Para la colocación, funcionarios de AySA mantuvieron en los días previos más de 35 reuniones en Londres y Frankfurt. 

El entonces presidente de la empresa José Luis Inglese, había destacado la emisión.

Además de Inglese, la misión había estado integrada por parte de AySA por la entonces vicepresidenta, Alejandra Alberdi, y el CFO, Pablo Belocopitow, y por los representantes del gobierno nacional Santiago Bausili, secretario de Finanzas, y Pablo Bereciartua, subsecretario de Recursos Hídricos.

Los bancos con los que trabajó AySA fueron Citigroup Global Markets Limited, Deutsche Bank Securities Inc. y HSBC Securities (USA) Inc. como colocadores internacionales, y Crédit Agricole Corporate and Investment Bank como co-manager, se había destacado.

Más notas de

Juan Manuel Cocco

Audiencia pública por la tarifa de agua: AySA pedirá 32% de aumento, reclama segmentación y avanza con medidores

AySA pedirá 32% de aumento tarifario, reclama segmentación y avanza con medidores

IRSA lanza canje de deuda por USD360 millones, con dos ofertas para los inversores

IRSA lanza canje de deuda por USD360 millones, con dos ofertas para los inversores

El Gobierno analiza opciones para un megavencimiento de USD500 M de una empresa pública

El Gobierno analiza opciones para un megavencimiento

Wado de Pedro cierra en Israel una gira que encandiló a Argentina

Wado de Pedro cierra en Israel una gira que encandiló a Argentina

Jorge Neme: "Es posible para la Argentina controlar la inflación"

Neme: "Es posible para la Argentina controlar la inflación"

Wado de Pedro se reunió con el presidente de Israel

Wado de Pedro se reunió con el presidente de Israel

El modelo de Israel es un espejo implacable para los funcionarios argentinos

El modelo de Israel es un espejo implacable para los funcionarios argentinos

"Wado" de Pedro propuso una mesa nacional del agua, pero los gobernadores ponen reparos

"Wado" de Pedro propuso una mesa nacional del agua, pero los gobernadores ponen reparos

Wado De Pedro quiere una mesa de gobernadores para gestionar recursos hídricos

Wado De Pedro quiere una mesa de gobernadores para gestionar recursos hídricos

Argentina e Israel acordaron plan estratégico en agua, biotecnología y alimentos

Argentina e Israel acordaron plan estratégico en agua, biotecnología y alimentos