Evergrande logró evitar el default este viernes tras el pago de último minuto de 83,5 millones de dólares en intereses de uno de sus bonos en divisa norteamericana. De este modo, el gigante inmobiliario pudo cumplir con este impago y ahora las expectativas del mercado están puestas en si conseguirá los fondos para hacer frente al vencimiento de la próxima semana

"No tiene sentido pagar este si planeas no pagar el próximo seis días después, pero dadas las dificultades de flujo de caja autoinformadas por la empresa, no está claro cuánto tiempo podrán mantenerlo", señaló el analista Travis Lundy de Quiddity Advisors en Hong Kong. 

Sin embargo, Lundry advirtió que este pago "implica que Evergrande abonará el próximo bono offshore".

El segundo mayor promotor inmobiliario chino remitió 83,5 millones de dólares a una cuenta fiduciaria en el Citibank el jueves, según informó la agencia Reuters, lo que le permitió pagar los intereses de un bono en dólares antes del fin del periodo de gracia del 23 de octubre.

"Esto llevó alivio a los inversores y a los reguladores preocupados por las repercusiones en los mercados mundiales, y se sumará a las garantías ofrecidas por las autoridades chinas, que han dicho que los acreedores estarán protegidos", analizó la agencia.

Por su parte, Evergrande no especificó cómo, con sus problemas de liquidez, consiguió recaudar los fondos para pagar a los tenedores de bonos o si alguno "ya había recibido el dinero". 

Los problemas de Evergrande se fueron acumulando durante meses y sus recursos menguantes frente a sus enormes pasivos borraron el 80% de su valor.

Fundada en Guangzhou en 1996, la promotora personificó una era de libertad de acción para pedir prestado y construir. No obstante, ese modelo de negocio se ha complicado por cientos de nuevas reglas diseñadas para frenar el frenesí edificador y promover la vivienda asequible.

Compromisos futuros en la deuda de Evergrande 

La empresa necesita encontrar 47,5 millones de dólares para el 29 de octubre y debe afrontar cerca de 338 millones de dólares en pagos de bonos en el extranjero en noviembre y diciembre.

Si no paga en la próxima semana, o cualquier otro plazo final de los próximos meses, se activarían incumplimientos en sus 19.000 millones de dólares en bonos en los mercados de capital internacionales.

Eso lo convertiría en el segundo mayor incumplimiento de los mercados corporativos emergentes después de la petrolera estatal venezolana, Petróleos de Venezuela (PDVSA).

El gigante inmobiliario acumula una deuda de 300.000 millones de dólares y estaba en tratativas de venta de alguno de sus activos a  Hopson Development, un competidor más pequeño, aunque las negociaciones fracasaron. Esto provocó que sus acciones volvieran a derrumbarse en la Bolsa de Hong Kong.

La firma estaba en conversaciones a principios de este mes para vender el 50,1% de Evergrande Property Services, su filial de servicios, a Hopson. Sin embargo, ambas partes confirmaron que las conversaciones no prosperaron.