La inmobiliaria china Evergrande anunció que pagará los intereses de uno de los bonos que vencen este jueves por 35,9 millones de dólares. La compañía se había comprometido a cumplir sus responsabilidades con los inversores, sus socios y las instituciones financieras, sin embargo, no confirmó si también abonará los USD 83,5 millones en intereses que también caducan mañana. 

En un comunicado remitido a la Bolsa de Shenzhen, el conglomerado confirmó el desembolso de 232 millones de yuanes, unos 35,9 millones de dólares. Se trata de una promesa de pago de los intereses de bonos denominados en yuanes con vencimiento en septiembre de 2025, de los que se emitieron 4.000 millones de yuanes (USD 618 millones).

Sin embargo, a pesar del anuncio de pago a su acreedor local, la firma no confirmó si saldará también el otro título de deuda que vence este jueves, por 83,5 millones de dólares en intereses

Ante este panorama adverso, el presidente de Evergrande, Hui Ka Yuan, había asegurado ayer en una carta que “confía en que la empresa saldrá de su momento más oscuro", algo que tranquilizó parcialmente a los mercados internacionales.

En lo que resta de 2021, la firma tiene que afrontar pagos de intereses por un valor de 669 millones de dólares. Estos números no se comparan a su deuda total: más de 300 mil millones de dólares, el equivalente al 2% del PBI chino. 

Evergrande, qué es 

Evergrande fue fundado en 1996 por Xu Jiayin, que se convirtió en el hombre más rico de China durante el boom inmobiliario del país en los años 1990. En esos años invirtió en masivas promociones en nuevas ciudades, en parte gracias a la acumulación de una importante deuda, y en 2009 recaudó 9.000 millones de dólares en su salida a la bolsa de Hong Kong.

Sin embargo, su situación se agravó por las restricciones impuestas por China para desapalancar el sector que, por ejemplo, prohíben vender propiedades antes de que estén terminadas, una práctica en la que se basaba el negocio de Evergrande. De hecho, 1,5 millones de ciudadanos chinos pagaron a la inmobiliaria por adelantado a cambio de apartamentos inacabados.

El temor en los mercados internacionales es que un posible colapso de la empresa pueda generar un “efecto contagio” que se extienda más allá del sector inmobiliario. Amundi, el principal gestor de activos de Europa, es el mayor tenedor de bonos internacionales de Evergrande. A su vez, firmas de la talla de HSBC, BlackRock, JP Morgan, Citigroup, Goldman Sachs y Bank of America también están expuestos a los bonos del grupo chino.