Robinhood, la aplicación de compra y venta de acciones que se popularizó después del escándalo de Wall Street por las "acciones meme" a principios de año, realizó su se estrenó en el índice Nasdaq de Wall Street y logró un valor de mercado de 32.000 millones de dólares. Sin embargo, apenas realizó su Oferta Pública Inicial (OPI) de 38 dólares por título, su cotización cayó un 11% y el valor retrocedió hasta los 29.300 millones de dólares. Bajo la etiqueta HOOD, los títulos lograron recuperarse y aminorar la caída hasta marcar un retroceso de 1,32%.

Pese a su caída inicial, la OPI de Robinhood fue bastante exitosa. La empresa, que ganó muchos seguidores gracias a ser una de las que propició el aumento desmedido de acciones como GameStop, AMC o Blockbuster; en septiembre del año pasado había sido valorada en 11.700 millones de dólares, por lo que los números actuales superan por más del doble a esa estimación. Además, durante el primer día en el mercado Robinhood logró vender unas 52,4 millones de acciones, lo que le valió una recaudación de más de 2.000 millones de dólares, una de las más grandes del año.

El cambio crucial lo logró a principios de este año. Gracias a su idea de democratizar las inversiones, base sobre la que se fundó la empresa en 2013, Robinhood se desmarcó de la fórmula habitual de los estrenos bursátiles al reservar para sus usuarios hasta un 35 % de las acciones. La app se convirtió en un lugar de elección para muchos inversores en acciones por primera vez, ya que ofrece operaciones sin comisiones que fomenta con recompensas, bonificaciones y notificaciones automáticas.

La salida al mercado le significará nuevas regulaciones

A partir de esto, la acción conjunta de comprar miles de títulos de empresas en quiebra fue mucho más viable al realizarse mediante la aplicación y el número de usuarios prácticamente se duplicó en medio año, hasta 21 millones en junio. Con una edad promedio de 31 años, sus clientes suelen ser más jóvenes y tienen saldos de cuenta más pequeños que los de las casas de bolsa en línea establecidas como ETrade, Schwab y Fidelity.

En una entrevista televisiva antes del debut comercial de la acción, el CEO y cofundador Vlad Tenev defendió el frenético comercio minorista que surgió en enero y ayudó a que los ingresos de Robinhood se triplicaran en el primer trimestre. Según Tenev, las "acciones meme" capitalizaron el interés recaudando fondos "que les permiten contratar equipos de gestión realmente buenos ... y luego construir para el futuro".

Vlad Tenev celebró el uso de Robinhood para "acciones meme"

Claro que el interés comercial también ayudó a que los activos de Robinhood bajo custodia aumentaran a 81.000 millones de dólares a fines de marzo, desde aproximadamente 19.000 millones un año antes.

La idea de los líderes de Robinhood era asignar un 35% de sus acciones a los inversores minoristas, algo que no se comprobó que haya sucedido. Esta "recompensa" por parte de la app —que debió suspender la operación con GameStop, ocasionando grandes pérdidas— no fue ni confirmada ni desmentida por el CEO y cofundador Vlad Tenev, que aprovechó una entrevista con CNBC para presumir de que la OPI será "una de las asignaciones más grandes de la historia", y prometer que los usuarios de Robinhood tendrán acceso a "lo que una vez estuvo reservado para el 1 por ciento o los súper ricos".

Robinhood en la lupa de los reguladores

Sin embargo, todo este éxito desmedido —que contó con un crecimiento de 309% interanual en sus ingresos— también trajo nuevas preocupaciones, ya que los problemas del fenómeno GameStop le hicieron perder unos 1.400 millones de dólares por multas y sanciones. Además, la volatilidad de este tipo de títulos marcó fuertemente su cotización, algo que, según analistas, también le podría pasar a Robinhood.

La aplicación de 'trading' lleva desde el año pasado preparando su desembarco en Wall Street, pero tuvo que retrasar sus planes con el frenesí creado por los pequeños inversores en los mercados. 

Los inversores y los reguladores estarán muy atentos a lo que suceda con Robinhood en el corto plazo

Con su OPI y su salida al mercado, Robinhood deberá enfrentarse a nuevas y onerosas demandas regulatorias, un punto débil para el corredor en línea de rápido crecimiento. Las exigencias, que comprenden divulgación, gobernanza y controles internos por parte de la Comisión de Bolsa y Valores de Estados Unidos (SEC), harán que la relación app-inversor esté altamente supervisada por reguladores. 

Al ser una empresa pública, Robinhood deberá presentar informes trimestrales de sus resultados financieros o informar sobre todo lo que podría tener un efecto material en el precio de sus acciones (investigación del gobierno, una violación cibernética o un problema operativo importante). Todo esto, que antes no hacía, incluye revelar información previamente no pública, como la forma en que ciertas empresas, como el comercio de criptomonedas o el comercio de opciones, contribuyen a sus ingresos generales.

No todo es color de rosas

Todos los controles, regulaciones y nuevos panoramas no son ajenos a los inversores. Según explicó Financial Times, quienes apuestan por invertir en Robinhood siguen muy de cerca lo que sucede con la app, y se preocupan sobre cómo la empresa mantendrá sus altos volúmenes de negociación en un mundo pospandémico en el que la gente tiene tiempo para otras actividades y cómo pueden cambiar las operaciones una vez que los reguladores entren en el juego. 

"A medida que sus negocios financieros crecen en complejidad, se hace cada vez más difícil para los inversores comprender cuáles son los riesgos", dijo Ridgway Barker, socio del bufete de abogados Withersworldwide a Rappler. "Los controles internos y los requisitos de divulgación forzarán una mejor evaluación de los tipos específicos y generales de riesgos que Robinhood podría enfrentar", agregó.

Los críticos dicen que la compañía con sede en Menlo Park, California, alienta a los inversores poco sofisticados a hacer apuestas peligrosas al hacer que todo parezca más como un juego. Esto quedó en evidencia con el suicidio de un joven de 20 años que pensó que debía 730.000 dólares al malinterpretar lo que decía en la app. 

La firma se enfrenta además a posibles problemas con los reguladores, con investigaciones federales y estatales en curso.

No solo acciones

Según adelantó la agencia AP, después de salir al público Robinhood planea ser "la única aplicación que la gente use en sus teléfonos cuando haga algo con su dinero". Su CEO, Tenev, dijo que una entrevista que se refiere a que el uso de la app será para todo, desde recibir el deposito de los cheques de nómina hasta pagar facturas y dividir los pagos de las comidas con los amigos.

La idea de Robinhood es que la app se use "para todo"

Tenev, que fundó Robinhood en 2013 con su colega graduado de Stanford Baiju Bhatt, también dijo que ya asumió que su empresa, tanto para bien como para mal, se haya convertido en sinónimo del boom del comercio de inversores amateur y con fondos pequeños.

Este tipo de inversores están teniendo su primera oportunidad de hacer crecer su riqueza, después de años de quedarse muy atrás de los grandes corporativos que manejan acciones, pero que también han sido criticados por realizar demasiadas operaciones riesgosas con el poder recién descubierto de su app.