En la recta final de cara a las elecciones legislativas, la incertidumbre en la City porteña sobre el futuro del dólar no deja de acrecentarse. Luego de la derrota oficialista en las PASO, las expectativas respecto al rumbo económico que tomará el Gobierno están puestas en lo que sucederá el domingo. 

A diferencia de lo que sucedió en la previa a las Primarias, el dólar blue comenzó el mes electoral con una volatilidad más alta de los usual, arrastrando una suba de $11,30 acumulada desde octubre y que no encuentra techo

Esto se debe, en parte, a que los mercados dan por sentado que luego de los comicios habrá un cambio en el régimen del dólar. Sin embargo, aún no hay consenso sobre si sucederá todo junto o en cuotas. Como resultado, esa expectativa está alimentando mayor interés por "cobertura"

De todas maneras, distintos economistas consultados por BAE Negocios descartaron saltos bruscos en las cotizaciones, aunque subrayaron la importancia de un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) para traer estabilidad cambiaria y poder acortar la brecha entre los dólares.

La suba del dólar blue 

Para el economista e investigador del Conicet Alfredo Curuchet tanto el dólar blue como los dólares financieros “han subido excesivamente” debido a que “hay un miedo a que el Gobierno vaya a ser cualquier cosa” tras el 14 de noviembre. En este sentido, consideró que estos tipos de cambio “puedan llegar a bajar o estabilizarse en un par de semanas”.

En términos similares se expresó a este medio el economista Martín Burgos, quien le restó importancia a la suba del billete paralelo ya que consideró que "no es para nada inquietante la brecha que hay, es incluso menor a la que tuvimos el año pasado en octubre", cuando el spread entre el oficial y el blue alcanzó el 150%. 

Por su parte, para Martín Vauthier, director de Eco Go Consultores, la suba del dólar blue y los dólares financieros son “un reflejo del desequilibrio monetario y de la incertidumbre vinculada a la falta de una política fiscal, monetaria y cambiario creíble que permita anclar expectativas”.

Este diagnósitco coincide con el del analista financiero Gustavo Ber, quien consideró que hay una "mayor búsqueda de cobertura" debido a que existe "un clima de elevada incertidumbre política y económica".

El acuerdo con el FMI 

A pesar de las posturas disímiles respecto al dólar blue, los expertos consultados coincideron en que el acuerdo con el Fondo es fundamental para conseguir tranquilidad cambiaria en los próximos meses. 

"Si se dan señales rápidamente en torno a negociaciones con el FMI que apunten a un programa económico de estabilización sólido, la presión sobre los dólares financieros podría empezar a estabilizarse", evaluó Vauthier en diálogo con este diario. 

En este sentido, Ber sostuvo que "la evolución de los dólares, en sus diferentes variantes, dependerá de los resultados y reacciones del oficialismo y la oposición, en particular respecto a las posibilidades de alcanzar un consenso político para avanzar en un acuerdo con el FMI y convergencia en los desequilibrios económicos".

Las reservas del BCRA

Otro punto que destacaron los economistas estuvo vinculado al nivel reservas del Banco Central. De acuerdo a las cifras oficiales, las reservas internacionales acumulan un total 42.577 millones de dólares. Para la economista de Paridad en la Macro Mara Pedrazzoli, este nivel "era lo esperado para esta altura del año".

Sobre esta cuestión, explicó que la autoridad monetaria "no está en el pico de fines de septiembre", donde tuvo que desprenderse de USD 950 millones, el mes con más ventas en lo que va de 2021, aunque un 40% menos que en igual período de 2020. 

"Se especulaba con que el gobierno se iba a quedar sin reservas o qué iban a bajar muchísimo, y la verdad es que no han bajado mucho. De hecho, han bajado bastante menos de lo que se creía", sotuvo Curuchet a BAE Negocios

Respecto a la acumulación de divisas en noviembre, Pedrazzoli desestimó que el organismo dirigido por Miguel Pesce retome su rol comprador debido a que históricamente "nunca hubo un anteúltimo mes con ventas positivas", debido a la ausencia de los dólares que motoriza la cosecha, la cual sucede en los primeros meses del año.