Tomar una copa en un rooftop mientras el sol se apaga lentamente en el horizonte y las luces empiezan a iluminar la noche porteña. Degustar de una carta con sello de autor, con música en vivo o el típico vermú en la vereda de un bar notable, son algunas de las opciones para disfrutar al aire libre el verano en la ciudad.

Y hay para todos los gustos. Desde terrazas, patios y bares en edificios porteños emblemáticos hasta barras para sentarse y disfrutar de la vista panorámica. La mayoría de los bares aconseja reservar previamente debido a que el aforo suele ser reducido por los protocolos vigentes de seguridad e higiene establecidos por el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires para el funcionamiento de locales gastronómicos.

Si de contemplar el atardecer se trata, hay varios lugares para elegir en edificios imponentes e históricos. El Alvear Palace Hotel ofrece la terraza en el piso 11 y el Alvear Icon en el piso 32, de martes a sábados, con sushi en vivo, sándwiches, bocados -fríos y calientes- y hamburguesas que identifican a cada lugar, además del plato estrella: el tradicional choripán.

Un choripán en el Alvear 

"Es un chorizo que especialmente nos elabora un proveedor, que se sirve con chimichurri o salsa criolla, acompañado de unas papas cuñas. También hay propuestas para vegetarianos, carta de tragos de autor -con y sin alcohol- y, en ambos lugares, algo para destacar es que se puede contemplar el atardecer", señala Alfredo Rodríguez, gerente general del hotel ubicado en Recoleta.

Cuentan con un sistema de reserva, pero también se puede ir sin haberlo hecho, sujeto a la capacidad del lugar. Hay consumición mínima y los tragos salen acompañados con algunos snacks, como mix de frutos secos o papas fritas.

En el microcentro, con ingreso libre todos los días y consumo a la carta, uno de los tragos más pedidos en el Visit Sky Bar -ubicado en el piso 13 del Hotel Pulitzer Buenos Aires- es el Maravilloso. Con gin, cachaca, lima, naranja, arándanos y té de hierbas, este cóctel diseñado por los bartenders de la casa se puede acompañar con papas bravas y hummus de remolacha. Además, cuenta con un exclusivo ciclo de música en vivo que estará disponible durante todo el verano. Recomiendan reservar a través de WhatsApp para garantizarse una mesa.

Salidas para San Valentín

Sobre la avenida Corrientes al 200, Piso 15 Sky Bar ofrece desde desayunos, almuerzos, hasta la posibilidad de cenar o tomar algo. Ubicado dentro de Vuelta Abajo Social Club (sede Comega), "una de las cavas de habanos más grande de América latina", los tragos más pedidos son el cóctel Cattleya y el Medianoche.

Para los que prefieran sin alcohol, se puede degustar un tapeo con mocktails como el Olivia (manzana verde, menta, apio, limón y almíbar) o el Popeye (leche de coco, espinaca, ananá, limón, almíbar, coco rallado y ananá deshidratado).

"Para el próximo 14 de febrero, San Valentín, estamos preparando una cena romántica con menú de varios platos y detalles que harán de la noche algo especial para nuestros clientes", destacaron desde el bar. Las terrazas cuentan con un techo electrónico, por si la lluvia amenaza y no hay consumición mínima. Solo hay que reservar para ir a cenar.

También por el Bajo porteño, en el sexto piso de la Galería Güemes, se abre lugar Florida 165 Rooftop Bar. Hay cócteles de autor y lo que destacan desde el lugar es "la vista privilegiada a las cúpulas más lindas y de diferentes estilos arquitectónicos de la ciudad". Está abierto de lunes a viernes, de 9 a 1, y sábados y domingos, de 17 a 1.

Otra opción, de martes a sábado, es el Trade Sky Bar que invita a tocar el cielo -casi- con las manos. Tanto como para after office o como para cenar, se sugiere reservar previamente en www.tradeskybar.com. Posee una carta amplia, que abarca desde carnes y pastas hasta sushi. ¿Lo más icónico del bar? Una vez más, el atardecer de la ciudad.

Patios y terrazas de verano

Para los que le temen a las alturas, hay opciones de patios y terrazas en diferentes barrios porteños. Sobre la Costanera Norte, desde Enero Restaurant & Aguaviva Bar prometen vista al río y shows y DJ en vivo, ideal para acompañar con algo para tomar. Tiene una tabla de sushi con sello de autor y una promoción de Aperol. Es con reserva previa y abren a la noche de lunes a domingo y al mediodía de miércoles a domingo.

En Palermo, sobre la calle Armenia, entre árboles, enredaderas y ladrillos a la vista, se abre paso El Patio. Ideal para hacer una pausa, merendar y tomar algo rico por la tarde, ya que cuenta con happy hour en aperitivos los fines de semana, de 19 a 21.

A 10 minutos caminando está Dársena, un bar hecho con containers y materiales reciclados. Tiene un patio muy amplio y es una buena opción para los que disfrutan de los tragos clásicos y de los propios, como de la cerveza artesanal tirada. Lo recomendable: ravioles crocantes de ricota y parmesano y la caipi del Alto Valle o el Hunter.

En Caballito, el Patio de los Lecheros (Donato Álvarez 175) volvió a abrir sus puertas con dos cocinas principales, pizzería, parrilla y barras de bebidas con cócteles y cerveza. También ofrecen DJ en vivo y espectáculos de tango y jazz.

En tanto, el bar de Kowalski se jacta de ser "el patio más grande del barrio de Almagro". Con un ambiente distendido, ofrece un menú con opciones para vegetarianos y veganos, donde se destaca la especialidad de la casa, la chipza, que es una pizza de chipá. Se puede acompañar con vermú. Abren todos los días, 17 a 1. Ideal para ir con amigos y sentirse como en casa.

Para los fanáticos de la cerveza artesanal, Peñón del Águila (Honduras 5702) cuenta con una terraza para disfrutar al aire libre, así como también Growlers y Jerome, que tienen varias sucursales en Capital. En Palermo, 1516 Cervecería (José A. Cabrera 5225) tiene un patio de 300 metros cuadrados y doce variedades de cervezas nacionales.

Por último, los bares notables Stylo Café, en Villa Devoto, y Esquina Homero Manzi y Café Margot, en Boedo, tienen áreas peatonales transitorias y son una buena opción para distenderse, tomar algo en la vereda y disfrutar del verano porteño.