Con coco y dulce de leche, jengibre y cascaritas de cacao, granos de café hasta canela, especias y pimienta rosa. No es helado, tampoco té. La yerba mate evolucionó y se volvió más gourmet: los blends con sello de autor invaden el mercado tradicional y conquistan a los consumidores que buscan una nueva experiencia a la hora de tomar mate.

Es que el mate es la bebida por excelencia de los argentinos. Según el Instituto Nacional de Yerba Mate, sólo en abril, se consumieron 25,4 millones de kilos de yerba mate, acumulando 92,44 millones de kilos en lo que va del año.

"Es una modernización de la yerba mate, una evolución, pero fue realmente impensado lo que pasó- dice Susana Teruzzi, creadora de Seresi Infusiones, empresa familiar de la localidad de Junín-. Cuando arrancamos hace 13 años, probamos con tres blends y no funcionó. Hace tres años más o menos lo volvimos a intentar y tuvimos un éxito bárbaro. Hoy ya tenemos 8 blends y los que más salen son el Avellano (yerba mate orgánica, cacao, y avellanas) y el Chai (yerba mate orgánica anís, canela en rama, pimienta de Jamaica y cardamomo)".

En Mate & Co. señalan que la tendencia se afianzó sobre todo en este último año y que decidieron apostar por salir al mercado con la idea de llevar la yerba a un lugar más gourmet: tienen blends ya elaborados, toppings que se le agregan al mate, para poder crear un blend propio, yerba orgánica e infusiones en saquitos.

"Cuando salimos, en diciembre de 2015, no existía. Fue bastante disruptivo. De hecho, lo hicimos con mucho miedo, porque el mercado de la yerba solía ser un mercado muy tradicional: la gente era muy celosa de su mate, su bombilla de siempre, su yerba de siempre y no la saques de ahí. Pero funcionó re bien", cuenta Marcela de Loredo, uno de los tres socios de la marca con base en el barrio de Palermo.

Y agrega: "Descubrimos que la yerba mate es un súper alimento, tiene un montón de propiedades, de vitaminas, es buenísima y de repente en el exterior se estaban haciendo un montón de cosas con yerba mate, como bebidas frías, y en Argentina, que es la tierra de la yerba mate, no había más nada que la tradicional o algunas saborizadas en el supermercado".

Teruzzi además destaca la receptividad y la fidelización por parte del consumidor que cata estos productos. "Es una tendencia linda, porque a su vez renovó el tema de tomar mate entre los jóvenes, que les gusta mucho probar todas estas cosas", dice.

Artesanal y de calidad

Lo que distingue a los blends de yerba mate es que la mayoría de las marcas utilizan un blend de yerba orgánica como valor agregado, que suelen producir junto a pequeños productores de Misiones. A eso le suman productos artesanales a las preparaciones con sello de autor. Es decir, cada paquete es especial, único. Hasta le dan un valor agregado desde el envase, algunos sustentables.

"Ponemos mucho énfasis en la calidad, con productos 100% naturales", señalan desde Mate & Co. y, en cuanto a la tendencia, explican que la idea de hacer los blends surgió de la misma costumbre de la gente de ponerle agregados al mate, como hierbas, café, cascaritas de naranja. "Pero no lo podías encontrar en una dietética, era más una receta casera. Llevamos eso a un lugar más gourmet", explican desde la marca que además envasa la yerba orgánica en bolsas compostables.

En este sentido, en Yerba Mate Araí detectaron que el consumidor que toma el mate con hierbas, generalmente, es el que le agrega azúcar. "Nos dimos cuenta que la gente le agrega estas cosas para tapar el sabor de las yerbas comerciales porque son intomables últimamente. Hoy es difícil realmente encontrar una yerba estacionada", explica desde la provincia de Santa Fe, Yesica Spaciuk, creadora de la marca junto a su esposo Jose Ayala. Y agrega: "Si me decís si quiero vender en el super, te digo que no. No quiero perder la calidad. Prefiero ir abriendo exclusivos de Araí en todo el país y que la gente tome una buena yerba".

Desde Yerba Mate Araí cuentan que, al principio, lo que más llamaba la atención era las hierbas, los yuyos, pero al ir contándole a la gente que podía armar su propio blend de yerba mate "fue lo que más empezó a salir". Y destacan que su mejor marketing es la atención personalizada y probar los productos. 

Por su parte, Mariano Minini junto a su socio, decidieron apostar en 2015 por ofrecer una yerba mate elaborada bajo el sistema barbacuá, una técnica de secado heredada de los Guaraníes hace más de 400 años, que le da un sabor particular, como ahumado. Hoy tienen presencia en todo el país, sobre todo en Buenos Aires, Córdoba, Mendoza y la ciudad de Rosario. 

"Vimos que era algo diferente, que no se conocía en general en todo el país y cuando la empezaron a probar, notaban mucha diferencia con la yerba tradicional que consumen habitualmente y después se le complicaba volver a la que tomaban antes, más que nada por la calidad, porque el barbacuá le da un sabor diferente", explica Minini, de Isondú Yerba Mate y destaca el estacionamiento natural que tiene el producto: "Lo que hace que no te produzca acidez, por ejemplo, o no te caiga pesada. Es un producto que, quien lo prueba, lo sigue consumiendo en general".

Nueva experiencia

Sobre qué busca el consumidor que se anima a probar diferentes tipos de blends de yerba mate, las empresas destacan el hecho de acceder a una experiencia distinta y novedosa.

"Estás todo el día tomando mate y a lo mejor vas variando el gusto, no sé bien cómo será porque hay gente que me los compra todos. Sí, no es lo mismo que un paquete de yerba común. La gente destaca que es un producto que se nota que está cuidado desde el origen, que se siente el sabor que realmente leíste en la etiqueta cuando tomaste el mate", dice la creadora de Seresi Infusiones y admite: "No pensé que fuera a gustar así. No se puede subestimar al público. A la gente le gusta todo y quiere probar cosas nuevas".

"¿Qué busca este tipo de consumidor? Siempre decimos que es medio como un mimo. Los argentinos tomamos mate todo el día y es una forma de variar un poco. Es otra experiencia, otra forma de disfrutar el mate", sostiene De Loredo.

En este sentido, en Mate & Co. afirman que es un consumidor exigente el que busca este tipo de productos. "Está mucho más informado, se cuida más y sabe lo que quiere. De hecho, nos ha pasado que, al trabajar con ingredientes naturales, y de repente un jengibre un día puede venir más picante y otro un poquito más suave y la gente se da cuenta y nos lo dice", concluyen.