Cada vez son más: clásicos de dulce de leche o con corazón de fruta, triples, con semillas, sin TACC, de chocolate bien puro o con azucarado brillante. El alfajor es un clásico argentino. En pocos días, se pondrán a prueba decenas de recetas para definir cuál es el producto ganador. 

 Del 1 a 5 de Agosto se realizará en la Ciudad de Buenos Aires el Campeonato Mundial del Alfajor, primer evento destinado a premiar a los fabricantes de esta dulce que nos vuelve locos. Un jurado de expertos, integrado por chefs, especialistas en análisis sensorial y periodistas estará a cargo de elegir el Mejor Alfajor del mundo como así también entregar medallas de oro, plata y bronce en 15 categorías diferentes además de una mención especial al Mejor Alfajor PYME.

Una novedad que tiene su lógica, dado el fervor local por esta golosina que se transformó en el típico souvenir de las vacaciones. En Argentina se consumen alrededor de 70 alfajores por segundo; unos 6048000 por día, según datos de los organizadores del evento. "Son 6 millones por día sólo contando los kioskos, no los que se venden de manera informal o en las confiterías. Había otros eventos sobre el alfajor pero nadie se animaba a hacer algo de esta magnitud. En el mundo del alfajor hay buena convivencia de empresas grandes, medianas y chicas. No pasa en otros rubros. Existe porque el cliente va pasando de gusto en gusto y prueba. El consumidor marca la pauta de la competencia y compra varias marcas", señala Juan Soria, organizador o "Director Técnico" del Mundial. Es Licenciado en Tecnología de Alimentos, emprendedor Gastronómico y consultor en Marketing para empresas de diferentes rubros. Se define como especialista en Análisis Sensorial de Alimentos y ya había realizado encuentros similares con otros focos como el Buenos Aires International Olive Oil Competition.

Según comenta, llegaron más de 300 muestras que responden a 150 empresas (80% pymes y emprendedores). Entre las categorías de premiación están: mejor chocolate negro, mejor blanco, mejor simple, mejor triple, mejor relleno de fruta, mejor sabor exótico, mejor alfajor de confitería, mejor aroma a alfajor. En el campeonato, que cuenta con el apoyo Buenos Aires Capital Gastronómica, pueden participar elaboradores de alfajores de todo el mundo y de todos los tamaños. De hecho, se anotaron exponentes de España, Canadá, Perú, Brasil, Chile.  "La mayoría son argentinos o alguien que se casó con uno. Llevan adelante una producción artesanal de calidad. A nivel mundial el alfajor es un producto premium", destaca Soria. 

Degustar un alfajor

En la web del evento repasan la historia de esta golosina. La palabra "Alfajor" proviene del árabe "Al- Hasú", cuyo significado es "El relleno" y tradicionalmente consistía en una base de pasta de almendras, nueces y miel. Luego fue introducido en España cuando los árabes invadieron la península Ibérica y por cientos de años de influencia árabe la cultura española los adopta junto con otras preparaciones y recetas típicas. Con las inmigraciones españolas a Argentina el "Al- Hasú" se comenzó a encontrar en algunas casas pasteleras pero sin demasiada demanda. Hasta ese momento era rectangular. Cuando encontró su forma redonda tuvo el salto a la fama: fue idea del químico francés Augusto Chammás quien llegó a Argentina en el año 1840 y en el año 1869 inauguró junto a su esposa una pequeña fábrica dedicada a la confección de dulces y confituras.

¿Y cómo se evalúa un alfajor?  Para el torneo, la degustación se realizará bajo un estricto procedimiento de cata a ciegas en el cual se asigna un puntaje a las características sensoriales establecidas. En el jurado habrá chefs, productores  y hasta influencers de alfajores como por ejemplo Hernán Montes de Oca que en 2019 creó una cuenta en instagram denominada @probandoalfajores, donde probó mas de 400 alfajores de todo el país, contando un poco la historia de los emprendimientos. O Juan Manuel Logiacco con su cuenta @sommelier.de.alfajores.

Silvia Chus, co fundadora y Directora de los Alfajores Cielos Pampeanos, quien será uno de los jurados explica: "El alfajor es una combinación de elementos. El dulce de leche, la cremosidad, la migración hacia la galletita en cuanto a su humedad, la cobertura de chocolate que le da el valor de calidad. Trato de percibir esa combinación y esa textura. Me fijo mucho en el chocolate y su perfume, la concentración de cacao enaltece el sabor del producto". 

Chus es además pionera en la exportación de alfajores. Su marca premium gourmet Cielos Pampeanos, que estuvo presente en las bandejitas de Aerolíneas, llega a la Unión Europea y está retomando lazos con Brasil. La empresa nació como el costado positivo de una circunstancia difícil: "En el 2001 teníamos franquicia de una confitería importante, en Lomas de Zamora, y todos venían a pedirnos alfajores para regalarles a quienes habían emigrado. Entonces se nos ocurrió llevarlos nosotros al mundo", explica. Fue el primer alfajor en tener el sello Alimentos Argentinos, aval de calidad que otorga el Ministerio de Agroindustria. Señala que el consumo internacional está bastante ligado a comunidades de expatriados, que lo compran como un "producto de añoranza" pero considera que la golosina tiene mucho potencial. Uno de los desafíos es la corta validez (90 días de vencimiento), que exige tener bien aceitada la logística. "Así como sucede con el malbec entre los vinos,  el alfajor tiene que ser un embajador argentino en el mundo", se entusiasma. 

Las tendencias y las propuestas van cambiando. Lo natural y saludable gana espacio y también nuevos ingredientes. "Los saludables son una tendencia clara. Genera desafíos de nuevas recetas. Las grandes marcas tienen productos libres de gluten o bajas calorías. También hay proteicos. El alfajores de fruta es una apuesta que muchos tenderían a pensar que está desapareciendo pero al contrario. Le da un toque de color, sale de lo tradicional del dulce de leche. Además, no todas las provincias son productoras de lácteos, entonces se hacen con ingredientes propios de la zona", explica Soria y menciona entre los exóticos que probó algunos con rellenos de zanahoria u otras verduras y alfajores con bebidas alcohólicas como ingredientes. "Es un industria que se ha ido perfeccionando.Cada vez más empresas se dedicadas a generar maquinaria e insumos específicos para el sector. También hay profesionalización técnica de las personas", agrega el organizador. 

En el marco del campeonato se realizará la 1° Feria Argentina del Alfajor, donde las empresas de todo el país podrán exponer sus productos entre el 1 al 5 de agosto en el 1º piso de Galería Central (Florida y Corrientes). El torneo será el 4 y 5. Las entradas gratuitas para asistir a la feria se encuentran disponibles en Eventbrite. Además, anotándose en la página (www.mundialdelalfajor.com), una persona del público podrá sumarse jurado y dar su veredicto sobre el mejor alfajor.