El presidente salvadoreño, Nayib Bukele, anunció la creación de Bitcoin City, la primera ciudad dedicada a este activo digital en el mundo. De acuerdo al mandatario, la urbe estará energizada por un volcán y será financiada con emisión de bonos en el mercado de criptomonedas. 

Desde el 7 de septiembre, El Salvador es el primer país del mundo en aceptar bitcoin como moneda de curso legal, a la par del dólar. Ayer, Bukele dio un nuevo paso en su plan de volver a la nación centroamericana en un centro financiero mundial. 

"La ciudad va a tener todo: áreas residenciales y comerciales, servicios, museos, entretenimiento, bares, restaurantes, aeropuerto, puerto, tren, todo", dijo Bukele en inglés, durante la clausura de Labitconf, un foro anual que reúne a los bitcoineros del mundo, en Mizata, una playa del Pacífico.

A pesar de que no brindó plazos de construcción, si adelantó que la Ciudad Bitcoin estará ubicada en el Golfo de Fonsena, en el sureste del país, en la ciudad costera de Conchagua, donde se encuentra el volcán homónimo, que le aportará la energía geotérmica y la volverá "una ciudad completamente ecológica”.

Bukele detalló que en un principio la ciudad nueva recibirá energía a través de la planta geotérmica del volcán Tecapa, más conocido como "volcán viejo", mientras que posteriormente la energía destinada a la ciudad y a la mina de bitcoin procederá del volcán Conchagua, llamado "volcán nuevo", ubicado cerca de la nueva urbe.

Durante el evento también estuvo presente el director estratégico de la compañía de blockchain Blockstream, Samsom Mow, el cual anunció la emisión de "bonos bitcoin" por 1.000 millones de dólares. La mitad se invertirán en comprar más bitcoins y la otra mitad en la infraestructura de la nueva ciudad.

Asimismo, Bukele destacó que el único impuesto que tendrá la "Bitcoin City" es el impuesto al valor agregado (IVA), que servirá para el mantenimiento de la ciudad.

"No tendremos impuesto sobre la renta, para siempre. Sin impuestos sobre las ganancias, cero impuestos sobre la propiedad, ni impuestos sobre las contrataciones, cero impuestos municipales y cero emisiones de dióxido de carbono", sostuvo.

De todas maneras, estos primeros 60 días de bitcoin legal se vieron marcados por las polémicas que el proyecto arrastró desde un inicio, la baja aceptación entre el comercio informal y las “ganancias” dejadas al Gobierno por una racha alcista en el precio del criptoactivo.

A su vez, a pesar de los problemas financiaros que posee el país para cubrir su propio presupuesto anual, Bukele destinó más de 200 millones de dólares para la implementación del proyecto vinculado a la legalización de bitcoin.