Apodado "criptocrash", el reciente desplome del mercado de las criptomonedas echó por tierra las pretensiones de los inversores cripto de un nuevo ciclo alcista para bitcoin, Ethereum y demás activos digitales. Pero a diferencia de casos anteriores, esta nueva caída estuvo marcada por el colapso de la blockchain Terra, soporte de las criptomonedas Luna y TerraUSD (UST)

Se esperaba que TerraUSD fuera pionera en la próxima generación de stablecoins, debido a que su paridad con el dólar se obtenía a través de una operación algorítmica con su criptomoneda "hermana" Luna, cuyo valor era volátil. Sin embargo, la "corrida cripto" de las últimas semanas destruyó ese sueño, y con él, las inversiones de miles de personas.

Luna perdió casi todo su valor en cuestión de días

Al igual que Elon Musk con la cripto Dogecoin, el proyecto de Terra contó con su propio "padrino". En este caso, fue el renombrado inversor Michael Novogratz. A través de su firma de servicios financieros, Galaxy Digital, pero también de manera personal, este "mago cripto" invirtió en el proyecto desde el último trimestre de 2020. 

Autodenominado "lunático", en enero de este año se tatuó en su brazo izquierdo un gran lobo aullando, y para que no quedaran dudas de a qué se refería, incluyó un enorme círculo luminoso y un cartel con la leyenda “Luna”, en referencia a la criptomoneda por entonces cotizaba a 78 dólares.

A principios de abril, Luna alcanzó su pico de cotización con un valor de 116 dólares por unidad. Para el 4 de mayo su valor descendió hasta los 84 dólares. Al día siguiente cayó en picada y para el 14 de mayo valía USD 0,00015. Un desplome del 99,9% en relación su techo

Michael Novogratz invirtió en Luna desde fines de 2020

En medio de la vorágine que consumió casi la totalidad del valor de Luna y UST, Novogratz se mantuvo en silencio en sus redes sociales. Sin embargo, ayer publicó una carta abierta a toda la comunidad cripto en dónde reconoció sus errores y confesó en que ya no cree en el regreso de Terra como proyecto viable. 

"La presión a la baja sobre los activos de reserva, junto con retiros de UST, desencadenó un escenario de estrés similar a una "corrida bancaria". Las reservas no son suficientes para evitar el colapso del UST. En retrospectiva, uno siempre es más sabio. Son desgarradores los informes de pequeños inversores que perdieron sus ahorros con una sola inversión", se lamentó vía Twitter.

En este sentido, consideró que en el sector de las criptomonedas "se llevará a cabo una reestructuración, un ciclo de redención, consolidación y confianza renovada". Y concluyó: "Mi tatuaje será un recordatorio constante de que la inversión de riesgo requiere humildad".