El hermano de Osama Bin Laden, Ibrahim, decidió poner a la venta su mansión ubicada en la zona de Bel Air, en California. La misma está deshabitada por la familia desde el 11 de septiembre de 2001 tras los atentados dirigidos por el ex líder del grupo terrorista Al-Qaeda y tiene un valor de 28 millones de dólares. 

Según indica la ficha de publicación, el precio se basa "sólo el valor del terreno" y la ubicación. Sin embargo, dista mucho de la cantidad que abonada hace casi cuarenta años

Construida en 1931, fue adquirida por el hermano del líder yihadista en 1983 por tan sólo 2 millones de dólares. Tras los atentados a las Torres Gemelas, nadie de su familia volvió a pisarla hasta este año, cuando Ibrahim decidió venderla.

Según explicó, el miedo a que lo implicaran con el grupo terrorista le impidió visitar la casa por casi dos décadas. Él junto a su exesposa Christine Hartunian Sinay vivieron allí hasta inicios de los '90, cuando se separaron. 

A pesar de esto, el espacio fue utilizado como locación para distintas películas, incluyendo material pornográfico, lo que logró mantener su conservación.

Estado de la mansión

Con 660 metros cuadrados de extensión, "la finca ha entrado en un lamentable estado de abandono y deterioro” señala la página Dirt, que anuncia su venta. 

El terreno de 0,87 hectáreas cuenta con amplios espacios verdes, piscina con área de spa y jacuzzi. La parte delantera de la fachada está pintada de rosa y la estructura está rodeada de palmeras y otros árboles, además de fuentes y decoración. 

Quien decida comprarla e ir a vivir será vecino del empresario israelí Ben Alegem y del magnate de las casas rodantes Jeffrey Kaplan. Antes de la familia Bin Laden, la casa había sido propiedad de Arthur Freed, productor de clásicos de Hollywood.