El primer ministro británico, el conservador, Boris Johnson, puso en "pausa" el proceso de ratificación del acuerdo del "brexit", luego de que el parlamento rechazara el procedimiento de urgencia por el que quería tramitarlo en un plazo de tres días.

Johnson afirmó en el Parlamento que esperará a que la Unión Europea ( UE) decida si establece una extensión del plazo de salida del bloque más allá del 31 de octubre para determinar si reactiva la tramitación de la ley que implementará el acuerdo.

Pero no fue una derrota total para el premier, ya que el texto del acuerdo recibió el visto bueno preliminar de la Cámara de los Comunes, un paso que no logró en su momento la entonces primer ministra Theresa May. No obstante, los diputados votaron en contra de acelerar los plazos parlamentarios (322 votos frente a 308).

En este marco, el líder de la oposición británica, el laborista Jeremy Corbyn, se ofreció a trabajar con el Gobierno para acordar lo que denominó como "un calendario razonable" para que se tramite la ley sobre el acuerdo de retirada de la Unión Europea ( UE).

Corbyn hizo esta propuesta en una comparecencia ante el Parlamento británico, después de que los diputados rechazaran el procedimiento de urgencia.

Johnson, que, obligado por la ley, solicitó el sábado a la UE una prórroga del periodo de salida que se extienda más allá del 31 de octubre, anunció que se comunicará con los líderes comunitarios para saber cuál es su decisión sobre el retraso y comparecerá de nuevo ante la cámara.