La actividad económica de Brasil creció 2,15% intermensual en julio, su tercer mes seguido de crecimiento, tras la fuerte retracción de marzo y abril pasado, derivada de la crisis originada por la pandemia de coronavirus.

El Indice de Actividad Económica (IBC-Br), que el Banco Central brasileño elabora mensualmente para intentar anticipar la tendencia del Producto Bruto Interno ( PBI), había crecido 4,89% en junio y 1,31% en mayo, tras desplomarse 9,37% en abril, su mayor retracción desde que el indicador comenzó a ser medido hace 17 años.

En tanto, el IBC-Br registró una retracción de 4,48% interanual en julio, y en mayo la caída fue de 6,32% frente al mismo mes de 2019.

Para los siete primeros meses de año, el informe del Banco Central reportó una caída acumulada de 5,77%, frente al mismo período de 2019, según informó la agencia EFE.

Pese a la recuperación, el crecimiento de julio se ubicó por debajo de la expectativa de los economistas, que esperaban una expansión promedio de 3,4 por ciento.

Por su parte, las agencias de calificación de riesgo Fitch y Moody's dijeron en informes publicados la semana pasada que se observan indicadores económicos más positivos, lo que permite proyectar una retracción en 2020 menor a la inicialmente prevista.

Fitch, por ejemplo, redujo su proyección para la retracción de la economía brasileña este año desde 7% hasta 5,8 por ciento.

En tanto, el mercado financiero de Brasil, que reúne a más de 100 bancos, brokers y gestores de fondos del país consultados por el Banco Central, sigue moderando sus previsiones con respecto a la economía y proyectan una contracción del 5,11% en el Producto Interior Bruto (PIB) de este año, frente a la caída del 5,31% anotada la semana pasada.

En su informe de previsiones macroeconómicas, los expertos mantienen las estimaciones en otros aspectos como la tasa Selic, situándolos en el 2% por undécima semana consecutiva.

Con respecto a la tasa de cambio entre el real brasileño y el dólar estadounidense, los analistas proyectan un cambio de 5,25 reales por cada dólar, al igual que la semana anterior. De su lado, los pronósticos para la inflación son del 1,94%, frente al 1,78% de la semana anterior.

En 2021, 2022 y 2023, las previsiones apuntan a un repunte del 3,5% en el primer año y un crecimiento más moderado del 2,5% en los dos siguientes.

La proyección para la tasa Selic se sitúa en el 2,5% en 2021, frente al 2,88% de la semana anterior, mientras que en 2022 y en 2023 la previsión es del 4,5% y del 5,5%, respectivamente.

Respecto a la inflación, los analistas prevén que se ubique en el 3,01% en 2021, en el 3,5% en 2022 y en el 3,25% en 2023.