No fue hace mucho que el senador republicano Ted Cruz declaró que Estados Unidos "es el país más libre, más próspero y más seguro de la Tierra". "El Sueño Americano" todavía persiste en la mente de muchos, y desde las películas y los libros todavía se muestra a Estados Unidos como el centro del mundo y, a veces, como la tierra prometida. Sin embargo, los últimos años fueron especialmente turbulentos para el país, y muchos de los que antes disfrutaban de vivir allí ahora buscan lugares a los que mudarse, y así lo evidenciaron las búsquedas en Internet: "cómo mudarse fuera de los Estados Unidos" se disparó en un asombroso 4.000% en Google.

"¿Te preguntás cómo mudarse fuera de los Estados Unidos? No estás solo", se lee en un artículo de Forbes en el que se detalla que términos como "mudarme fuera de los EEUU", "Quiero mudarme fuera de los EEUU", "mudarme fuera de los Estados Unidos", "cómo salir de los Estados Unidos" y "salir de los Estados Unidos" aumentaron estruendosamente en el último tiempo. 

International Living también experimentó un aumento de tráfico el fin de semana pasado en más del 600% en su página web "Mejores países amigables LGBTQ+ para jubilarse". Varios abogados y otros que se especializan en ayudar a los estadounidenses a obtener una segunda ciudadanía han visto un gran aumento en las consultas y los solicitantes, reportó Forbes.

“La emergencia sanitaria provocó una especie de despertar en las personas que comenzaron a reflexionar sobre su vida, quizás más específicamente sobre el equilibrio entre la vida laboral y personal, y ese sentimiento abrió las puertas para explorar posibles caminos para reconectarse con sus raíces, que están en uno de los países más bellos de Europa. En este contexto, la idea del Sueño Americano comenzó a desvanecerse gradualmente y dio paso a un “sueño italiano”: la búsqueda de la llamada 'dolce vita'”, dijo Marco Permunian, fundador de Italian Citizenship Assistance, una agencia con sede en Italia con oficinas en Nueva York y Los Ángeles que se especializa en la ley de ciudadanía italiana y asuntos de inmigración; a Forbes.

Muchos "frustrados" quieren irse de Estados Unidos

"Mi esposo y yo estábamos hablando de esta idea con nuestros hijos. Están frustrados, estamos frustrados, es demasiado", comentó una mujer a Jennifer Stevens, editora ejecutiva de International Living, una revista especializada en viajes, viviendas y retiros. ¿Cuál es el motivo de la frustración? No hay uno nada más. Aunque cada familia es un mundo, hay cinco que probablemente llegaron a cada hogar.

Anulación del derecho al aborto

La Corte Suprema de Estados Unidos decidió en la última semana revocar el fallo de Roe vs. Wade, que otorgaba el derecho al aborto en todo el país. Aunque la decisión no convierte en ilegales las interrupciones del embarazo, sí hace retroceder la legislación a la situación previa a la sentencia de 1973, cuando cada estado era libre de autorizarlas o no.

Y por eso, muchos estados decidieron prohibir la práctica en su territorio. La mayoría de las grandes empresas y artistas salieron en defensa de las mujeres y el derecho al aborto, y hasta el cantante de Green Day dijo que renunciaría a su ciudadanía por la anulación.

“Hay un mayor sentido de urgencia para implementar un plan de escape ahora, en parte porque la gente está preocupada por lo que este fallo judicial pueda significar no solo para los derechos de las mujeres, sino también para los derechos de los demás, dado que el matrimonio entre personas del mismo sexo, por ejemplo, también pueden correr el riesgo de ser volcados”, declaró Stevens a Forbes.

La inflación galopante y el temor de la recesión

A lo que muchos denominan como un retroceso en derechos humanos se suma un aumento de precios que parece no tener fin. La inflación anual de Estados Unidos se ubica por encima del 8%, un número que no se veía desde hace cuarenta años. 

A esto se suma las posibilidades de recesión, que a esta altura se convirtieron casi en una certeza. La mayoría de los grandes economistas y gurúes financieros ya alertaron por un importante retroceso en la actividad económica de Estados Unidos, situación que impactaría también en la economía mundial y especialmente en países subdesarrollados o dependientes del dólar. 

Violencia y delincuencia

Además de la anulación del derecho al aborto y la mala situación económica, la problemática de los tiroteos en Estados Unidos parece no tener fin. El mes pasado, un joven de 18 años ingresó en una escuela primaria en Texas y asesinó a 21 personas, entre las que estaban 19 niños de entre 8 y 10 años. Una de las soluciones que encontró el estado de Ohio fue armar a los maestros. 

En Estados Unidos hay más armas que personas, y la cultura del armamento está muy arraigada en la población. De hecho, el debate por la portación de armas es uno de los centrales en el Senado, profundamente dividido por una problemática sin solución en el horizonte que parece esperar por todavía más hechos de violencia de los que ninguna escuela o universidad está a salvo. 

Tensiones políticas

La situación política en Estados Unidos tampoco es la mejor. La gestión del demócrata Joe Biden encuentra mucha desaprobación entre la sociedad, que acusa al funcionario de 79 años y a su Gabinete de no poder resolver los problemas más urgentes del país, más allá de la buena campaña de vacunación que comenzó en 2021. 

Y no solo es eso, sino que la grieta entre demócratas y republicanos se profundizó aún más, dando paso a más discusiones, violencia y extremismos que dañan la salud política del país. En medio de todo esto está también el escándalo del asalto al Capitolio, hecho que dio comienzo a la gestión Biden, por parte de fanáticos de Donald Trump. Actualmente, la Justicia está investigando esos hechos, y una ex asistente del entonces jefe de Gabinete hizo declaraciones que pusieron en jaque al sector republicano y sembraron dudas entre el Congreso.

"La inestabilidad política, el descontento social y otros eventos políticos actuaron como aceleradores de este proceso y despertaron el deseo en personas pertenecientes a ambos lados del espectro político de tener un plan B", sostuvo Permunian.

Tensiones raciales

Otro de los grandes problemas de Estados Unidos es la fuerte división que hay entre los WASP (White Anglosaxon Protestans) y el resto de las etnias, como afroamericanos o asiáticos. El asesinato de George Floyd y el movimiento Black Lives Matter dejaron en claro que el país está lejos de resolver un asunto tan complejo como el de las tensiones raciales. 

Múltiples encuestas mostraron que la mayoría de las personas se sintieron alguna vez discriminadas por su raza, principalmente los asiáticos y afroamericanos. Y cuando este problema con el de la violencia se juntan, se da una tragedia como la de Buffalo, donde un pistolero que era supremacista blanco asesinó a diez personas e hirió a otras tres, de ellas once afrodescendientes.