Arqueólogos informaron del hallazgo de restos de al menos 500 personas en las paredes de la Capilla Expiatoria en París. “Hay tierra mezclada con fragmentos de huesos”, dijo el arqueólogo Philippe Charlier. Entre los fragmentos se encuentran incluidos un dedo y un peroné de 10 cm de largo. Estos restos son de personas que murieron guillotinadas entre 1793 y 1794, en plena Revolución Francesa.

Los fallecidos fueron ejecutados en la Place de la Concorde, en el centro de la capital francesa, entre el 21 de enero de 1793 y el 28 de julio de 1794. La Capilla Expiatoria fue mandada construir en 1814 por Luis XVII en memoria de su hermano Luis XVI y la esposa de éste, María Antonieta, ejecutados en la guillotina en 1793.

Entre junio de 1793 y julio de 1794, se dictaron cerca de 17,000 condenas de muerte en Francia, de las cuales más de 2,500 fueron parisinas y muchas de ellas fueron en guillotinas.

La Capilla Expiatoria fue levantada en el solar donde funcionaba el cementerio de la Magdalena, cerrado en 1794 tras quedar colmado. Allí se habían sepultado inicialmente los restos de Luis XVI y María Antonieta, luego trasladados a la basílica de Saint Denis, y también los de cientos de víctimas de la guillotina.

La guillotina era un método muy utilizado para asesinar opositores

Para la realización del edificio, el monarca ordenó que "ninguna tierra saturada por las víctimas de la revolución sea trasladada del sitio para la construcción del templo". Aún así, los historiadores siempre han creído que los restos del medio millar de aristócratas y revolucionarios caídos en desgracia como Robespierre fueron trasladados a otro cementerio, concretamente las catacumbas, donde una placa les recuerda.

También en la Magdalena fueron depositados los restos de Maximilien Robespierre, muerto en la guillotina el 28 de julio de 1794 luego de haber impulsado el llamado Reino del Terror que había llevado al mismo fin a centenares de personas. 

Los personajes históricos que pueden estar en la Capilla

El hallazgo fue consecuencia de una investigación iniciada en 2018 por encargo del administrador de la capilla, Aymeric Peniguet de Stoutz, informó el diario francés Le Parisien. El hombre reportó ciertas anomalías entre las columnas de la capilla inferior, tras lo que un grupo de investigadores trabajó en el lugar y confirmó que hay cuatro osarios de cajas de madera llenos de restos humanos.

Esto abre un importante interrogante histórico que, de confirmarse, implicaría que en la zona de la Capilla Expiatoria se encuentran los restos de varios personajes famosos que murieron en la guillotina. Entre ellos, estarían no sólo el famoso Robespierre, sino otros famosos guillotinados como Madame du Barry, la amante de Luis XVIOlympe de Gouges, la primera feminista de Francia; o Carlota Corday, destacado personaje de la Revolución francesa que apuñaló hasta la muerte durante un baño al revolucionario Jean-Paul Marat.

Olympe de Gouges es reconocida por escribir la Declaración de los Derechos de la Mujer y de la Ciudadana

Peniguet de Stoutz impulsó la investigación tras leer que el rey Luis XVII, al ordenar el levantamiento del templo, decretó “que ninguna tierra saturada de víctimas de la Revolución sea trasladada para la construcción de la capilla”.

“Hasta ahora, la capilla solo servía como monumento a la memoria de la familia real pero hemos descubierto que también es una necrópolis de la Revolución”, afirmó Peniguet de Stoutz. “Lloré cuando el forense me aseguró que había visto falanges humanas en las fotografías”, agregó.

A partir de estos descubrimientos, solicitaron a la Dirección Regional de Asuntos Culturales de París que realice excavaciones adicionales para probar la hipótesis. Se estima que los trabajos comenzarán en 2021. La investigación adicional sobre los hallazgos se retrasó, en parte debido a las protestas del chaleco amarillo que estallaron en París en 2018.