El gobierno italiano permitió el desembarco en el puerto de Augusta de 16 menores que fueron rescatados la semana pasada por un barco de la Guardia Costera, aunque no habilitará por el momento el descenso de otros 115 migrantes que permanecen a bordo de la nave.

El gobierno de Roma autorizaró ayer que los menores de entre 15 y 17 años bajen en el puerto siciliano, donde el barco Gregoretti esperaba autorización para desembarcar a las personas rescatadas el jueves último tras un naufragio frente a Libia, según informó el diario Repubblica.

Si bien la Gregoretti rescató en una primera instancia a 135 personas, cuatro fueron autorizadas a desembarcar el domingo y permanecen a bordo 131 migrantes, agrega Repubblica.

Por el momento, Roma mantiene firme su postura de no autorizar el desembarco de todos los sobrevivientes del accidente marítimo si el resto de los países europeos no colabora con la distribución dentro del Viejo Continente.

En las últimas semanas, Roma ya mostró su postura firme de "puertos cerrados" rechazando la llegada de nuevos inmigrantes si no hay un acuerdo de "solidaridad" entre los países europeos para acogerlos.

Según el diario Corriere, el gobierno alemán mostró su predisposición para acoger a los migrantes, según palabras del vocero de Berlín, Ulrike Demmer.