Hace 31 años que el Telescopio Hubble giraba alrededor de la Tierra y sacaba fotos sin parar, pero el pasado 13 de junio un fallo repentino inesperado hizo que la computadora de carga útil, que controla y coordina los instrumentos científicos a bordo del telescopio, deje de funcionar. Todos los instrumentos científicos del Hubble quedaron en modo reposo, y ningún intento de los empleados de la NASA por revivirla tuvo éxito. Sin desalentarse, decidieron llamar a quienes eran, posiblemente, los únicos capaces de arreglar el aparato averiado. Y no eran los Vengadores ni los Simuladores, sino un grupo de jubilados.

¿Por qué llamar a un grupo de viejitos para reparar una de las computadoras más avanzadas del mundo? Porque ellos eran los que la habían diseñado. "Esa es una de las ventajas de tener un programa que lleva más de 30 años funcionando: la increíble cantidad de experiencia y conocimientos", declaró Nzinga Tull, jefe del equipo de emergencia del Hubble.

El telescopio se creó en 1980, y originalmente estaba diseñado para estar 15 años en órbita. Sin embargo, ya lleva más del doble de ese tiempo sacando algunas de las fotos más espectaculares del espacio exterior. La falla no fue particularmente alarmante, ya que todas las piezas de la computadora habían sido duplicadas por si acaso.  También cuenta con una computadora de seguridad, solo que nunca se había utilizado desde el lanzamiento del telescopio, en 1990. De todas formas, una máquina como esa no inicia simplemente con un botón de encendido, sino que requiere un poco más de trabajo.

Nzinga Tull celebró el expertise de los jubilados

Y para esa labor se requirieron los conocimientos de  los empleados de toda la historia del Hubble, de acuerdo con lo compartido por la NASA en una declaración tras el éxito de la misión. Así, la misión duró dos intensas semanas en las que jubilados y empleados de la NASA trabajaron para devolverle la vida al Hubble, responsable de grandes hallazgos, como el agua en Júpiter o un agujero negro maligno

La NASA logró que el Hubble vuelva a la vida

Inicialmente, las 50 personas se dedicaron a armar la lista de posibles puntos débiles y trataron de aislar el problema. Afortunadamente, muchos de los exempleados de la NASA todavía recordaban la antigua unidad de mando y el procesamiento de datos de la computadora de carga útil.

"Ha sido aleccionador e inspirador trabajar tanto con el equipo actual, como con los que han pasado a otros proyectos. Todos demostraron mucha dedicación hacia sus colegas del Hubble, hacía el observatorio y hacia la ciencia por la cual el telescopio es famoso", se enorgulleció Tull. Juntos, empleados y jubilados encontraron las pistas decisivas para el procedimiento correcto en documentos originales del Hubble, que tenían entre 30 y 40 años de antigüedad, informó el Heraldo de México. 

Finalmente, después de cinco semanas, la computadora de reserva se puso en marcha exitosamente el 15 de julio. Apenas dos días más tarde, volvieron las imágenes a la NASA, con fotos de dos galaxias que recientemente se habrían fusionado en Capricornio con tres brazos espirales.

Un nuevo telescopio llegará para reemplazar al averiado Hubble

Lanzado en 1990 con la previsión de que sería posible ir a repararlo en órbita, el Hubble es hoy un telescopio anciano al que le quedan pocos años de vida. Desde que la NASA retiró su flota de transbordadores en 2011, no hay ninguna nave que pueda ir a visitar el Hubble, por lo que cualquier avería lo puede dejar definitivamente fuera de servicio.

Al tanto de esto, la NASA se apresta a lanzar el telescopio James Webb, que mostrará el espacio de una manera revolucionaria. Será el más poderoso y costoso de la historia de la humanidad, y comenzará su travesía a un punto a más de un millón y medio de kilómetros de la Tierra en diciembre próximo. Así, una vez llegado a su destino, podrá llegar con su lente a los rincones más alejados del universo observable.

El telescopio James Webb viajará más de un millón y medio de kilómetros

"¿Se verán las imágenes del Webb igual de espectacular que las del Hubble? ¿Nos gustarán no solo por su valor científico, sino porque nos van a dejar con la boca abierta? Estoy segura de que sí", declaró entusiasmada, Jane Rigby, una astrofísica del equipo del James Webb. La NASA ya tiene un plan para que las primeras fotos del telescopio de 10.000 millones de dólares sean "increíblemente hermosas y poderosas, tanto visual como científicamente"

noticias relacionadas