Los jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea ( UE) pidieron alcanzar un acuerdo “ambicioso” y “lo antes posible” sobre las dos leyes que se están negociando actualmente en Bruselas para evitar el abuso de mercado de las grandes tecnológicas, principalmente estadounidenses.

En primer lugar, la ley de mercados digitales pretende regular el acceso y el uso de los datos de las grandes tecnológicas, uno de sus principales negocios, impidiendo, por ejemplo, que utilicen la información comercial de sus clientes para competir contra ellos.

El debate en el Parlamento Europeo se centra actualmente en si estas condiciones se deben imponer a las compañías con una capitalización de mercado de al menos 100.000 millones de euros, como propone el ponente, el eurodiputado del Partido Popular Europeo, Andreas Schwab, lo que afectaría principalmente a Google, Amazon, Facebook y Apple.

Por otra parte, Alemania, Francia y Países Bajos quieren mayor capacidad para controlar a las tecnológicas, sin ceder tanto poder a Bruselas.

Contenidos

Con la otra de las normas, la ley de servicios digitales, la UE quiere obligar a las compañías a eliminar rápidamente el contenido ilegal de sus páginas webs. Además, La ponente en la Eurocámara, la socialdemócrata Christel Schaldemose, quiere prohibir la publicidad personalizada, algo a lo que se opone Bruselas.

En las conclusiones la cumbre de la semana pasada, los jefes de Estado y de Gobierno destacaron que las negociaciones en el seno del Consejo de Comercio y Tecnología con Estados Unidos son “un paso en la buena dirección para fortalecer la cooperación transatlántica en el terreno digital”.

Los líderes europeos reclamaron también “rápidos progresos” a la hora de crear un “ecosistema europeo de microchips”, fundamentales para llevar a cabo la transición digital y cuya escasez actual está afectando a la industria global y en este sentido apuntaron a la futura ley europea de chips que presentará Bruselas en el segundo trimestre del año próximo.

Ciberseguridad

Pidieron además el establecimiento de un marco regulatorio que permita la innovación de la inteligencia artificial, tanto en el sector público como en el privado, así como que la implantación de esta tecnología respete los derechos fundamentales.

Los jefes de Estado y de Gobierno subrayaron asimismo la “necesidad de una efectiva coordinación y preparación” para hacer frente a las “amenazas de la ciberseguridad”.

En tanto, el gigante de internet Google presume en documentos internos de haber logrado ralentizar la puesta en marcha de una nueva normativa de privacidad en la Unión Europea ( UE), según publicó el diario The New York Times. El Times, que citó documentación interna de la compañía describió lo sucedido como un caso de presión política a los reguladores europeos.