Nada parece escaparle a la inflación en Estados Unidos, que afecta a cada vez más sectores de la economía y a la vida cotidiana de los habitantes. Y ya ni el pasto se queda afuera. Debido al enorme aumento de precios —más de un 8% anual—, los estadounidenses deberán cortar su propio césped porque no solo es cada vez más caro contratar un servicio, sino que también es cada vez más difícil encontrar jardineros. 

Según reportó el Wall Street Journal (WSJ), el corte de pasto aumentó un 22,4% interanual. Así, llegó a un promedio de 130 dólares el servicio, con un rango que va desde 48 a 210 dólares, estimó el blog de consejos para el hogar Bob Vila.

¿Qué hizo que tenga ese valor? La inflación en todos los sectores. El aumento de precios alcanzó tanto al combustible, actualmente en niveles récord, como al equipamiento y los viajes. Por todo esto, muchas empresas debieron subir los precios de sus servicios, lo que hace que mucha gente ya no pueda pagarlos. Del mismo modo, el precio del lavado a presión externo aumentó un 20 % y el costo de que una empresa pode árboles aumentó un 9,1 %, escribió el WSJ, citando a Angi Inc.

Los costos aumentaron sideralmente

El problema no solo es para quienes antes contrataban un servicio de jardinería y ahora no pueden hacerlo, sino que también afecta a las propias empresas, porque se ven obligadas a aumentar sus precios a riesgo de perder clientes. Otras directamente debieron cerrar sus puertas debido a la imposibilidad de mantenerse a flote. 

Cortar el pasto, un problema

Si no fuera por los préstamos, estaríamos sin hogar en este momento”, dijo al WSJ Jaime Coronado, propietario de la empresa “Grounds Guys of Cinco Ranch”, con sede en Texas. “Incluso entonces, trabajamos 80 horas a la semana tratando de descubrir cómo hacer que esta empresa alcance el punto de equilibrio”.

El Tribunal de Comisionados del Condado de Brazos aprobó el martes un aumento cercano al 20% para los servicios de corte de césped contratados por un período de 90 días, informó KBTX. “Ningún negocio es inmune a nada de esto, el costo es algo de lo que todos hablan”, dijo Bo Jenkins, gerente de sucursal de ABC Home and Commercial Services en Bryan.

“Nos hemos visto muy afectados por el aumento de los costos de todo, el combustible es algo a lo que no somos inmunes. Todos los productos y materiales que necesitamos para realizar el trabajo, solo para hacer y operar ABC, todos nuestros costos han aumentado”, dijo.

En este sentido, explicó que “compran mucho control de plagas y pesticidas, y ese costo subió". "Instalamos muchas unidades de aire acondicionado en los hogares, el costo de una unidad de aire acondicionado que compramos aumentó, todos los precios de nuestros equipos de jardinería aumentaron, todos nuestros productos legales aumentaron, si estamos haciendo un mantenimiento trabajo, todos los costos de los materiales también aumentaron”, lamentó.

Hace tres años, nadie pensó que estaríamos donde estamos, por todo lo que sucedió y el aumento de los costos habrías pensado 'no', pero simplemente no lo sabes. el problema es que tienes que reaccionar una vez que sucede”, concluyó.

El presidente Joe Biden sigue diciendo que luchar contra la inflación es su “máxima prioridad económica”. En declaraciones del 3 de junio, el presidente trató de calmar los temores de una posible recesión y le dijo al país que “hay muchas razones para que el pueblo estadounidense se sienta seguro de que enfrentaremos estos desafíos”.