La producción de petróleo de Brasil en noviembre alcanzó por primera vez los 3 millones de barriles diarios, según informó la Agencia Nacional de Petróleo, Gas Natural y Biocombustibles (ANP) de ese país.

En tanto que la producción total de petróleo y gas aumentó a 3.95 millones de barriles equivalentes de petróleo por día, lo cual también es una cifra récord.

Estas cifras récord están apoyadas por el crecimientos de la producción en ocho nuevas instalaciones flotantes de producción, almacenamiento y descarga (FPSO), según destacó S&P Global Platts, citando datos de la ANP.

El desarrollo de producción sumó más de 100.000 barriles de petróleo por día (bpd) al total del país entre octubre y noviembre, en tanto que el aumento anual superó el 20 por ciento.

La zona del Pre-sal se ha convertido en el principal impulsor del crecimiento de la producción de crudo en Brasil. De hecho, representó en noviembre de 2019 aproximadamente dos tercios del total nacional, equivalente a 2,061 millones de bpd.

El mayor campo productor, Lula, está en la zona pre-sal y produjo 1,063 millones de bpd de crudo el mes pasado. El segundo y el tercer mayor campo de producción también se encuentran en la zona pre-sal, lo que ha atraído la atención de manera significativa de las Big Oil, que consideran a Brasil como un polo para el crecimiento de la producción de petróleo.

La atracción hacia Brasil se ha vuelto mayor desde principios de 2019, luego de que el gobierno brasileño y Petrobras resolvieran su disputa sobre un área en la zona pre-sal que podría contener miles de millones de reservas de petróleo sin explotar. Petrobras obtuvo US$ 9 mil millones del acuerdo, mientras que el gobierno esperaba reunir hasta US$ 27 mil millones en la licitación posterior, aunque sólo logró recaudar US$ 16.000 millones de la venta de derechos en dos de los cuatro bloques ofrecidos. Las ofertas ganadoras provinieron de empresas chinas: China National Petroleum Corporation (CNODC) y China National Offshore Oil Corporation (CNOOC).

Para desarrollar estos y otros recursos frente a las costas del país sudamericano, Brasil está preparado para un incremento de inversiones de capital offshore de 70.000 millones de dólares entre 2020 y 2025, únicamente en el desarrollo de campo.

Rystad Energy prevé que Petrobras por sí sola puede aumentar sus números de producción en más de 1.3 millones de barriles por día durante la próxima década. Petrobras puede, en cuestión de años, convertirse en el mayor productor de petróleo del mundo entre las empresas que cotizan en bolsa.

Durante 2019, Petrobras pasó del quinto lugar a convertirse en el tercer mayor productor de petróleo.

Basándose en las últimas previsiones de Rystad Energy, Petrobras podría estar a punto de superar a PetroChina en los próximos meses, y potencialmente destronar al gobernante productor ruso Rosneft durante la próxima década, gracias en gran parte a sus últimas adquisiciones.