La riqueza mundial aumentó en los que va de este año un 2,6% hasta los 360 billones de dólares, a pesar del miedo al retroceso derivado de la guerra comercial que mantienen China y Estados Unidos. De hecho, son precisamente estos dos países, junto a Europa los que más han contribuido a este crecimiento, según el último Informe de la riqueza mundial elaborado por Credit Suisse Research.

Puntualmente, la riqueza de EE.UU. aumentó en 3,8 billones, China en 1,9 billones y Europa en 1,1 billones. Además, la riqueza por adulto alcanzó un nuevo récord histórico en los 70.850 dólares con un incremento del 1,25%, con Suiza a la cabeza, donde subió en 17.790 dólares en comparación con los datos de 2018, seguida de EEUU (11.980 dólares), Japón (9.180 dólares) y Países Bajos (9.160).

A mediados de año había 4.830 personas con fortunas superiores a U$S500 millones

Además, hay 46,8 millones de millonarios en total en el mundo tras registrarse un incremento de 1,1 millones respecto de los datos de 2018. La mayoría de esta riqueza -675.000 nuevos millonarios- proviene de Estados Unidos, mientras que Australia ha restado a la foto final 124.000 millonarios. También el número de adultos con más de un millón de patrimonio ha caído en Reino Unido (27.000) o Turquía (24.000).

En cuanto a las personas con un patrimonio superior a los 50 millones de dólares, los que Credit Suisse califica como UHNW (Ultra-high net worth individuals), a mediados de 2019 se registraban 55.920 adultos con una fortuna superior a los 100 millones y 4.830 se encontraban por encima de los 500 millones. América del Norte lideraba esta lista de ultra millonarios, con un 50% del total, seguida de Europa, con el 20% y Asia Pacífico sin contar con China e India.

Por otro lado, cabe destacar que la a desigualdad de la riqueza disminuyó en la mayoría de los países durante los primeros años de este siglo. En la actualidad, el 18% de la riqueza mundial reside en el 90% inferior de la población, en comparación con el 11% del año 2000. Si bien es demasiado pronto para decir que la desigualdad de la riqueza está disminuyendo, todo parece indicar que 2016 habría sido el punto de inflexión para el futuro próximo.