El comisario europeo de Justicia, Didier Reynders, reconoció que los cambios en la situación epidemiológica en Europa y las nuevas variantes del virus suponen un “reto” a la hora de coordinar la implementación del certificado europeo de coronavirus.

Según informó la agencia EFE, el certificado, que entró en vigor en toda la UE el pasado 1 de julio, menos en Irlanda por problemas derivados de un ciberataque, debería permitir que los ciudadanos vacunados, recuperados o con PCR negativa viajasen sin restricciones por la Unión Europea, pero algunos Estados ya hicieron uso del “freno de emergencia” para imponer algunas medidas.

“Obviamente, muchas variables diferentes involucradas, como los cambios constantes en la situación epidemiológica y la emergencia de las variantes que preocupan, suponen retos”, dijo Reynders desde la Eurocámara, donde afirmó que la Comisión sigue “comprometida” con sus esfuerzos para coordinar y asegurar que los países se adhieran lo máximo posible al objetivo de no imponer limitaciones a la libertad de movimientos.

El comisario belga incidió en que “la mayoría” de los Estados miembros eximen a vacunados o recuperados del virus de los requisitos de presentar un test negativo o hacer cuarentena a la llegada a su territorio, mientras que otros están “en el proceso de adaptar sus reglas” y algunas de las divergencias entre las reglas de cada país están “en línea” con la legislación europea.

Certificados

Los Estados miembros se comprometieron a no imponer restricciones adicionales a los portadores del certificado, pero siguen reservándose la opción de aplicar estas medidas -como cuarentenas o PCR a la llegada- en el caso de que la situación sanitaria empeore.

“No se puede excluir que algunos Estados miembros vuelvan a imponer restricciones de viaje en casos donde la situación (epidemiológica) empeore rápidamente, en particular debido a variantes”, dijo Reynders, que recordó no obstante que el país que aplique estas medidas debe notificarlo a sus socios y a Bruselas.

Los países de la Unión Europea emitieron unos 200 millones de certificados de covid hasta la fecha y pronto se comenzarán a reconocer certificados emitidos por otros países que hagan lo propio con el comunitario y exijan niveles equivalentes de protección de datos; el primero será Suiza, informó Reynders.

El comisario también explicó a los eurodiputados que 24 de los 27 Estados miembros han expresado su interés en acceder a parte de los 100 millones de euros que proveerá Bruselas para financiar pruebas PCR.