El exprotagonista de Star Trek, William Shatner dijo que viajar al espacio "lo hizo llorar" y aseguró que "no hay palabras en la lengua inglesa o cualquier otra lengua que tenga un marco de referencia para describirlo", por lo que "solo se puede inferir". Sin embargo, admitió que no volvería a hacerlo por sus avanzados 90 años, aunque afirmó que "todos deberían viajar al espacio"

Shatner, que encarnó al famosísimo Capitán Kirk, se subió a bordo de la nave New Sheperd junto con Chris Boshuizen, cofundador de la empresa de satélites Planet Labs, el ejecutivo de software Glen de Vries y Audrey Powers, vicepresidenta de operaciones de misión y vuelo de Blue Origin, la empresa espacial de Jeff Bezos que hizo posible el viaje. El vuelo duró apenas 10 minutos, pero le permitió a Shatner darse cuenta de que el espacio y el planeta Tierra "no se parecen en nada a lo que habían descrito".

Según confesó en una entrevista con la revista Time, el actor retirado "no pudo controlar sus emociones por 15 o  20 minutos" después de la experiencia, que "lo hizo llorar". "Saltas en el aire y la ingravidez es tan misteriosa y aterradora porque todo tu cuerpo reacciona contra eso. Entras en la ingravidez y de repente todo ocupa todo tu ser y toda tu conciencia", confesó.

El vuelo que hizo Shatner es intrínsecamente arriesgado, ya que conseguir la velocidad y la potencia suficientes para desafiar la gravedad requiere que los cohetes utilicen explosiones potentes y controladas y una tecnología compleja que siempre implica algunas incertidumbres. Sin embargo, la nave espacial New Shepard permite que cualquier persona pueda volar con solo unos días de ligero entrenamiento. De esta manera, el viaje no es tan intenso como los vuelos orbitales, como el que SpaceX operó recientemente para cuatro turistas espaciales, que requiere velocidades mucho más rápidas y un proceso de reentrada altamente peligroso.

El viaje de William Shatner con Blue Origin

Desde arriba, el ex Capitán Kirk pudo observar al planeta Tierra y experimentó el "Efecto Visión General", es decir, una nueva apreciación de la necesidad de proteger el planeta porque han visto su fragilidad, su destructibilidad desde arriba. Consultado por Time sobre esto, declaró que el mundo "necesita 7.000 millones de personas enojadas" por el trato que recibe el planeta.

"Necesitamos ponernos en movimiento. Esta es una lucha contra las fuerzas oscuras de la contaminación. Y creo que el Efecto general que las personas obtienen cuando están en el espacio puede ayudar", se explicó Shatner. En este sentido, admitió que a él le quedan "semanas o a lo sumo diez años", pero que "todos deberían ir al espacio" para entender que "no hay nada más importante" que frenar la contaminación.

En este sentido, los proyectos de Blue Origin podrían ser una buena noticia para Shatner, ya que la empresa de Jeff Bezos adelantó que este vuelo fue el segundo de lo que Blue Origin espera que sean muchos lanzamientos de turismo espacial. De hecho, podría hasta ser una línea de negocio que ayude a financiar otros proyectos espaciales más ambiciosos , que incluyen el desarrollo de un cohete de 90 metros de altura lo suficientemente potente como para poner satélites en órbita.

Finalmente, después de asegurar que "llora por su vida plena", reconoció que no volvería a viajar al espacio: "Soy feliz acariciando a mis perros. No necesito más de esas cosas."