El primer ministro británico, Boris Johnson, dijo estar dispuesto a suspender el acuerdo de Brexit en Irlanda del Norte, pese a los llamados de los europeos a que cumpla con lo firmado pocos meses atrás.

"Si se sigue aplicando de esta manera el protocolo, no dudaremos en invocar el artículo 16" del acuerdo sobre Irlanda del Norte, que permite suspender ciertas disposiciones, dijo Johnson en declaraciones a la cadena Sky News.

La disposición, prevista por el Brexit, crea en el mar de Irlanda una frontera aduanera para evitar que la región autónoma de Reino Unido y la República de Irlanda, miembro de la Unión Europea ( UE), vuelvan a estar separadas por una frontera dura que reviva décadas de conflictos internos.

Controles

Londres decidió aplazar la mayor parte de los controles por los problemas que generaron para la llegada de suministros pero principalmente por el enojo que generó en los unionistas irlandeses, que desembocó en disturbios, ataques y manifestaciones.

Es que tanto el Gobierno de Johnson como los unionistas norirlandeses, fuertemente apegados a su pertenencia a la corona británica, afirman que estas medidas ponen en peligro la integridad y la soberanía del país.

Pero los europeos consideran que Johnson debería haberlo pensado antes de firmar el llamado "protocolo de Irlanda del Norte", tantas veces rechazado por su predecesora Theresa May, en el marco del acuerdo del Brexit y ahora debe cumplir con lo acordado y ratificado.

Compromisos

Tras una reunión con el primer ministro británico, al margen de la cumbre del G7, el presidente francés, Emmanuel Macron, se mostró dispuesto a "resetear" la relación franco-británica, pero subrayó que eso exige "que los británicos respeten la palabra dada a los europeos", informó la agencia de noticias AFP.

"Ambas partes deben aplicar lo acordado. La unidad de la UE en esto es total", coincidieron en Twitter Ursula von der Leyen y Charles Michel, los dirigentes de la Comisión Europea y el Consejo Europeo.

Ambos aseguraron que las medidas acordadas para Irlanda del Norte "preservan" la paz en la región al evitar el regreso de una frontera dura con la República de Irlanda.

Johnson, por su parte, pidió a los europeos que muestren "pragmatismo y concesiones" en la aplicación del protocolo.