El 4 de julio en Estados Unidos es motivo de felicidad, festejos y reuniones por el Día de la Independencia. Sin embargo, si la mala situación económica por la inflación y las tensiones por el aborto manchaban levemente el día, un nuevo tiroteo terminó por empañar la jornada. En una ciudad cercana a Chicago fueron asesinadas seis personas y 24 resultaron heridas en un desfile conmemorativo. El tirador fue esta vez un hombre blanco de entre 18 y 20 años, escapó y es considerado "armado y peligroso".

La tragedia se dio poco después de las 10 en un suburbio norte de Highland Park, donde un hombre de cabello negro y una remera blanca y azul abrió fuego contra el desfile por el Día de la Independencia, en lo que hasta ahora las autoridades catalogan como un hecho "completamente aleatorio" en su motivación. 

“Nuestra comunidad estaba aterrorizada por un acto de violencia que nos ha sacudido hasta la médula”, dijo la alcaldesa Nancy Rotering en una conferencia de prensa. "En un día en que nos reunimos para celebrar la comunidad y la libertad, en cambio, estamos de luto por la trágica pérdida de vidas".

“Esta persona no está identificada. Por supuesto, en este punto, esto parece ser completamente aleatorio”, dijo el alguacil adjunto del condado de Lake, Chris Covelli, que además instó a la gente a quedarse en sus casas y tener cuidado y confirmó que un rifle fue recuperado de la escena del crimen.

 

Hasta ahora, son seis personas que fueron asesinadas en el tiroteo, mientras que Rotering confirmó que 24 personas fueron trasladadas a hospitales, aunque aclaró que no se sabía si todas habían recibido heridas de bala. Es el tercer tiroteo en poco más de un mes

Tiroteo en Estados Unidos hoy

Según contó Carrie Mangoubi, una mujer que fue con sus tres hijos al desfile, vio cómo la banda de música se apartaba de la ruta y corría calle abajo, seguida poco después por camiones de bomberos y patrullas de la policía que retrocedían a toda velocidad por la calle. “Ni siquiera se me pasó por la cabeza que habría un tirador. Entonces alguien gritó: '¡Hay un tirador!' así que simplemente recogimos a nuestros hijos, los agarramos por debajo del brazo y comenzamos a correr hacia el auto”, recordó en diálogo con Chicago Tribune.

“Esta es una de las comunidades más seguras. Es una locura que puedas presenciar algo como esto viniendo a trabajar”, dijo Jack Steward al medio citado. El joven de 27 años se atrincheró durante dos horas en la zapatería New Balance en la que trabaja, a unos 30 metros de donde se presume que ocurrió el tiroteo.

Por su parte, Shane Silieg describió la masacre: “Muchos disparos. Mucho pánico. Mucho miedo”. El hombre de 29 años  le realizó resucitación cardiopulmonar a una víctima de un disparo, dijo, y su pierna estaba cubierta de sangre.

“Este tipo de cosas no deberían estar pasando aquí. Y ahora pasan. ¿Estamos a salvo en algún lugar?", lamentó Emir Gómez en USA Today.

Highland Park está a unos 40 kilómetros al norte de Chicago, en el lago Michigan. Tiene una población de unas 30.000 personas y un ingreso per cápita de unos 90.000 dólares, casi el triple de la media estadounidense, según datos del censo estadounidense.

The Village of Deerfield, 4 km al oeste de Highland Park, tuiteó que "debido a un tiroteo en Highland Park, las actividades de Family Days en Jewett Park se han despejado y el desfile se canceló".

Tiroteos en Estados Unidos

El candidato republicano a gobernador, Darren Bailey, pidió en Twitter un llamado a una sesión legislativa especial sobre el crimen. “Debemos llamar a una sesión especial para abordar el crimen en nuestras calles. Necesitamos exigir la ley y el orden y enjuiciar a los criminales”, dijo Bailey.

“Necesitamos más policías en nuestras calles para mantener seguras a nuestras familias. La seguridad pública debe ser una prioridad absoluta”. Sin embargo, no hizo referencia alguna al control de armas, uno de los temas más debatidos en Estados Unidos debido a los últimos tiroteos.

De hecho, hace poco más de un mes se dio el tiroteo en la escuela primaria de Uvalde, Texas, donde fallecieron 19 niños y dos maestras. Una semana después, hubo un nuevo tiroteo en una universidad de Xavier de Nueva Orleans. Antes, el 14 de mayo, un supremacista blanco mató a tiros a 10 personas negras en una tienda de comestibles en Buffalo, Nueva York.

Highland Park fue el escenario de una gran reunión en apoyo del control de armas el 11 de junio. La manifestación March for Our Lives fue una de los cientos de protestas que se llevaron a cabo en todo el país con el objetivo de presionar a los legisladores para que tomen medidas bipartidistas al respecto. Los tiroteos y la violencia son uno de los principales motivos por los que cada vez más personas buscan abandonar Estados Unidos