Argentina tuvo un fuerte desarrollo de startups en los últimos años que le permitió en 2021 duplicar su número de unicornios, muchos de ellos ligados a la programación y tecnología, saliendo bien parados de la pandemia de coronavirus (Covid-19). 

Este fuerte crecimiento se da gracias a las 5 "grandes ventajas" que ofrece nuestro país, permitiendo un "entorno" favorable para los emprendimientos, según explicaron especialistas.

Unicornios argentinos

La compañía Tiendanube, especializada en ofrecer servicios de tienda online a otras empresas, anunció la semana pasada una inversión de 500 millones de dólares que le valió una cotización de mercado de 3.100 millones, convirtiéndolo en el unicornio 11 de nuestro país. 

Esta categoría se aplica a las startups que logran tener un valor de mercado superior a los mil millones de dólares antes de cotizar en bolsa. El "seleccionado argentino" se completa con Mercado Libre, Globant, OLX, Despegar, Auth0, Vercel, Aleph, Mural, Bitfarms Ualá.

Las últimas seis, sumadas a Tiendanube, se convirtieron este año en unicornios a pesar de la pandemia. Los especialistas en economía aportaron su mirada sobre cuáles son los beneficios de desarrollar una compañía en nuestra región.

Ventajas de desarrollar startups en Argentina

Recursos humanos

La calidad de los profesionales en nuestro país es muy alta según los especialistas. "Los recursos humanos son altamente calificados y cuentan con salarios muy competitivos por la particular situación macro", evaluó la economista Eva Sacco en diálogo con Télam y destacó que además "hay una gran población con conocimientos altos del inglés".

En este sentido, señaló que es "una gran ventaja" el huso horario argentino, ya que es el mismo que Estados Unidos y sólo 6 horas de diferencia con Europa.

"Los desarrolladores argentinos están muy bien vistos, significativamente mejor que otros países; porque el desarrollador argentino es mucho más productivo", consideró Felipe Díaz Ascuénaga, miembro de la consultora internacional KPMG

Políticas de Estado

Sacco indicó que es muy importante que el "sector se potencie y que se apoye desde el Estado desde las políticas públicas" ya que se trata de "un sector estratégico que debe estar en armonía con el resto de la economía y no transformarse en un clúster híper competitivo".

Justamente, Marcos Galperín (CEO de Mercado Libre) invirtió esta semana 25 millones de dólares y compró una parte de Aleph, otro de los unicornios nacionales, con el objetivo de explorar y colaborar en nuevas oportunidades de desarrollo comercial en publicidad digital. 

Inversión privada

Fernando Peirano, titular de la Agencia Nacional de Promoción de la Investigación, Desarrollo Tecnológico e Innovación, coincidió en la importancia de la promoción estatal para la gestación de emprendimientos y agregó que la inversión privada también "ha logrado una capilaridad importante en la identificación de casos con potencial".

En consonancia, Díaz Ascuénaga señaló que "el ambiente dónde se mueven" las startups son importante porque las ideas "necesitan apoyo y orientación".

En esta línea, aseguró que la fundación Endeavor es "uno de los grandes referentes desde el sector privado" y recalcó que "todos los líderes de las startups que son unicornios" pasaron por allí.

Programación y tecnología

Argentina se hace fuerte en materia de tecnología y eso explica por qué hubo un salto en la cantidad de unicornios durante la época de virtualidad a la que nos empujó la pandemia. 

"Las startups, las empresas de base tecnológica y los unicornios se destacan cuando integran y transforman capacidades que el sistema social y productivo de Argentina encierra y que por algún déficit no logra expresarse ya sea como un producto o proceso", explicó Peirano.

Educación y cooperación

Sin embargo, no sólo alcanza con una buena idea o un buen negocio. "Hay una cantidad de gente que sabe programar y que es muy buena, pero eso no explica del todo el fenómeno. Hay un gen emprendedor" que se combina con una serie de factores, "principalmente con la educación", aseguró Díaz Ascuénaga.

"En otras palabras, el emprendedor no es alguien que nada contra la corriente o alguien que logra un resultado a pesar del Estado o de su entorno como muchas veces indica una mirada sobre el tema basada en la perspectiva individualista. El emprendedor es un gran integrador, que tiene una enorme capacidad de síntesis", concluyó Peirano.