Francisco De Narváez, que hace poco compró Walmart Argentina, entró en un conflicto con el sindicato de Camioneros, conducido por Hugo y Pablo Moyano, por un reclamo de despedir, indemnizar y recontratar a 500 trabajadores, lo cual la empresa consideró una "práctica ilegítima". En medio de esta situación, acusó al gremio de tener de "rehén" al abastecimiento de productos por bloqueos en el centro de distribución de Moreno, provincia de Buenos Aires.

El grupo De Narváez compró Walmart Argentina en noviembre de 2020. "De forma casi inmediata, recibimos el pedido por parte del Sindicato de Choferes de Camiones de despedir el personal afectado a nuestro centro de distribución, indemnizarlo y volver a contratarlo con la misma antigüedad. Una práctica ilegítima, no prevista por ningún marco legal vigente, ni con la forma en que desarrollamos nuestra actividad en el país", planteó la empresa en una solicitada.

Francisco De Narváez, nuevo dueño de Walmart

Según afirma el grupo empresarial, el abastecimiento de las tiendas de Walmart, Changomas y Punto Mayorista está comprometido porque hace quince días Camioneros inició acciones de fuerza en su centro de distribución, al no aceptar el pedido gremial.

"Ante nuestra negativa, en las últimas dos semanas nos vimos condicionados por recurrentes medidas de fuerza encubiertas que derivaron en una caída del 75% en la distribución de alimentos básicos y en un desabastecimiento de productos esenciales a más de un millón de familias en todo el país", aseguró Walmart en la solicitada publicada en varios diarios este jueves.

¿Por qué Camioneros reclama una recontratación de empleados?

El Sindicato de Choferes de Camiones plantea que, tras la venta al grupo De Narváez, Walmart Argentina cambió de denominación y es una nueva empresa, por lo que hubo una transferencia de los contratos de trabajo y los empleados deberían ser indemnizados. La compañía lo niega.

"Esgrimen que deberíamos despedir a 505 personas, que son las que están encuadradas dentro de Camioneros. Deberíamos recontratarlas y reconocerles la misma antigüedad que tenían. El argumento es que cambió la denominación de la compañía, pero la denominación sigue siendo la misma", explicó Juan Quiroga, vocero de Walmart, en diálogo con Radio Mitre.

La negativa de Walmart

Walmart rechazó de lleno el pedido de Camioneros al considerar que es parte de "pretensiones ilegales" que tiene "de rehén el abastecimiento de productos básicos", y pidió que el gremio deje "sin efecto las medidas" que frenan la distribución de mercadería.

“Somos una compañía que siempre cumple la ley. Estamos convencidos de que la única forma de construir un plan de crecimiento para todos es a partir del diálogo abierto y transparente, donde las pretensiones sectoriales ilegales no tengan de rehén el abastecimiento de productos básicos de todos los consumidores en la Argentina”, planteó la empresa.

En este sentido, concluyó: "Invitamos al sindicato de Choferes de Camiones y a aquellos colaboradores de nuestro centro de distribución que hoy no están cumpliendo con el normal desarrollo de la operación a dejar sin efecto las medidas y solicitamos al gobierno nacional arbitrar los medios con miras a garantizar el abastecimiento de todos los hogares argentinos".