La cadena argentina El Club de la Milanesa -nacida en 2007 y con decenas de locales- llegará a Uruguay para desarrollar entre tres y cinco puntos de venta. Abrirá durante el primer semestre de este año.

El aterrizaje es impulsado por la desarrolladora gastronómica argentina Eat up, que maneja varias marcas. "Estamos con el proyecto de desembarcar con El Club de la Milanesa en una etapa inicial con un primer local en Montevideo. La idea es tener una expansión en Uruguay con esa marca", confirmó a El País Guido Paccini, director de Eat up.

El grupo está en Uruguay desde mediados del año pasado, cuando abrió la heladería Lucciano's en Montevideo y luego sumó en diciembre otro local en Punta del Este.

Actualmente Eat up está en plena búsqueda de locaciones para el primer restaurante en barrios como Pocitos y Punta Carretas. Además de El Club de la Milanesa, la desarrolladora proyecta instalar un centro de producción, lo que refleja que esta incursión es una "apuesta fuerte al país para nosotros", destacó Paccini y agregó que : "queremos ir de a poco y sondear cómo se adapta el mercado uruguayo a la marca".

Los desarrolladores argentinos proyectan además la llegada de otras marcas de su portafolio a la plaza gastronómica uruguaya. Tales son los casos de Sensei Sushi y Harry's Killer Burgers. "Nuestra idea es ir llevando las marcas que funcionaban bien en Argentina", recalcó el empresario.

Ventajas de Uruguay

Uruguay ofrece una oportunidad para la instalación de nuevos jugadores gastronómicos, según explicó el director de Eat up. "Creemos que el escenario pospandemia hizo más premium la gastronomía y al consumidor, por lo cual los productos superadores están encontrando cada vez más lugar en el mercado y son los que mayores crecimientos tienen", analizó Paccini. "El mercado uruguayo resiste propuestas de sushi y de hamburguesería de primera línea que completarían la oferta que hoy tiene", agregó.

Las ventajas que presenta Uruguay van más allá de las características del mercado. Los inversores encuentran un país "muy sólido, con un marco regulatorio que permite una planificación más clara del modelo de negocio y de la expansión que uno hace", señaló Paccini.

En contrapartida, la economía argentina se muestra "muy vulnerable" y con "altibajos constantes" que afectan negativamente en el crecimiento de las empresas a partir de inversiones en dólares. "En Uruguay vemos una estabilidad que hace atractivo crecer en el país", concluyó.

Eat up maneja un total de diez marcas. Junto a El Club de la Milanesa y Lucciano's aparecen franquicias como Rabieta, Temple Bar, Negroni, Havanna, Hell's Pizza y App Bar. Además, cuenta con marcas propias como Sensei Sushi y Harry's Killer Burgers.