Los empleados de Amazon a nivel mundial se preparan para la protesta contra la multinacional más grande de la historia, que se llevará a cabo este viernes 26 de noviembre y que involucra a más de 70 organizaciones de todo el planeta. El paro, que ya cuenta con su propio sitio web, emitió una lista de "demandas comunes" para "hacer que Amazon cambie sus políticas y que los gobiernos cambien sus leyes".

La coalición, llamada Make Amazon Pay (Hagamos que Amazon pague) nuclea a más de 200 millones de trabajadores y activistas de todo el mundo. Las protestas se realizarán en fábricas, almacenes y fuera de las oficinas de la empresa en todo el mundo. La elección del día no es casual, sino que este 26 de noviembre es el "Black Friday" de Amazon, uno de los días más rentables para la multinacional que fundó Jeff Bezos.

Entre los "trabajadores, activistas y ciudadanos de todo el mundo que se unen para hacer que Amazon pague a sus trabajadores de forma justa, por su impacto en el medio ambiente y sus impuestos" se encuentra mucha gente de Argentina, que será una de las sedes de la protesta mundial.

El póster oficial de la marcha

Las exigencias contra Amazon global

¿Cuáles son las demandas? La coalición lo resumió en cinco puntos:

  1. Mejorar el lugar de trabajo
  2. Proporcionar seguridad laboral a todos
  3. Respetar los derechos universales de los trabajadores
  4. Operar de forma sostenible
  5. Devolver a la sociedad

El documento sostiene que, mientras  Amazon se convirtió en una corporación de un billón de dólares, y Bezos se convirtió en la primera persona de la historia en acumular 200.000 millones de dólares en riqueza
personal,  "los trabajadores de los almacenes de Amazon arriesgaron sus vidas como trabajadores esenciales, y sólo recibieron un aumento de salario por un breve periodo de tiempo".

Entre las demandas comunes se encuentra un aumento de sueldos, tiempos de descanso y regímenes de productividad adecuados —para evitar que los empleados orinen en las botellas, por ejemplo—, terminar con el empleo ocasional, el reintegro de trabajadores despedidos por cuestiones de salud o seguridad, poner fin a la destrucción y permitir los sindicatos Amazon los rechaza tajantemente—, el compromiso de cero emisiones para 2030, terminar con los contratos que fomenten la extracción de petróleo y gas, pagar impuestos en su totalidad, cesar las prácticas anticompetitivas y garantizar la privacidad de los usuarios —algo que en el último tiempo no fue así—, entre otras.

La declaración también dice: “Como todas las grandes corporaciones, el éxito de Amazon sería imposible sin las instituciones públicas que los ciudadanos construyeron juntos durante generaciones. Pero en lugar de retribuir a las sociedades que la ayudaron a crecer, la corporación les priva de ingresos fiscales a través de sus esfuerzos mundiales de evasión de impuestos. En 2019, Amazon pagó solo el 1.2% de impuestos en los EE. UU., El país en el que tiene su sede, frente al 0% de los dos años anteriores".

Para Amazon, todas las declaraciones "son afirmaciones engañosas hechas por grupos desinformados o con intereses propios, que utilizan Amazon para promover sus causas particulares". Fuentes de la empresa le dijeron a C de Comunicación que cuentan con un "sólido historial" de apoyo a sus empleados, que sí están comprometidos en la lucha contra el cambio climático, y que pagan "miles de millones de euros en impuestos en todo el mundo".

El documento completo: